Novedades

Información

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

C/ Alcalde Juan Belen Cela, 16, 37700 - Béjar, Salamanca

4 Recetas frescas con carne y sin horno

4 Recetas frescas con carne y sin horno

El gazpacho, las barbacoas o las aburridas ensaladas nunca serán suficientes para los amantes del gran sabor de la carne. En Enmerjosa creemos que comer carne al aire libre es una de las alegrías del verano, y tenemos algunas ideas estupendas para que este verano sea el más sabroso.

Con un montón de opciones de carne para picnics, fiestas en el jardín, barbacoas y simples cenas de verano, no hay necesidad de conformarse con la decepcionante comida del supermercado. Tanto si quieres impresionar a tus amigos y a tu familia como si sólo quieres algo que te apetezca al final de un caluroso día de trabajo, hemos preparado 4 recetas fantásticas para inspirarte, y para que puedas disfrutar de comidas frescas que incluyen carne.

Ensalada de melón con jamón y guisantes

Dale un giro especial al típico manjar español, rey del verano: el melón con jamón. Solo tienes que prepararlo como una deliciosa ensalada que además lleva guisantes, para conseguir m´sa aportes de nutrientes.

La receta no puede ser más fácil, con un cuchillo bien afilado, corta la piel del melón y, con una cuchara, raspa las semillas y deséchalas. Lo ideal es cortar el melón en tiras largas. Mientras pon a cocer unos guisantes (o si quieres ahorrarte el calor del fogón utiliza los que vienen en lata). Coloca la mitad de las rodajas de melón en un plato, y desmenuza un poco de queso de cabra para esparcirlo, junto con la mitad de los guisantes, menta y cebollino, por encima. A continuación añadir trozos de un buen jamón serrano, y repetir. Como aderezo puedes hacer un aliño a base de aceite de oliva, vinagre, ralladura de limón y su zumo.

Aliña la ensalada justo antes de servir y ¡listo! Una comida o cena bien fresquita.

Rollos de pollo con papel de arroz

Aunque esta receta pueda parecer muy complicada, la verdad es que el esfuerzo merecerá la pena. Y no te preocupes por el papel de arroz, lo puedes encontrar fácilmente en los pasillos de comida asiática de los grandes almacenes o en tiendas especializadas en comida asiática.

Mete en un bol una pechuga de pollo de buena calidad (sin piel) junto a un poco de jengibre, aceite de olvida y un toque de guindilla. Mézclalo bien, para que se impregnen los asbores y luego sofríelo todo hasta que el pollo esté bien hecho. Para poder manejar el papel de arroz, tienes que calentarlo unos 30 segundos en un recipiente con agua caliente, y luego trabajar con él en una superficie plana (mantén los pliegues que no utilices en el agua, per ono dejes que se deshagan). Coloca parte del pollo, junto con otros ingredientes como pepino, zanahoria, lechuga, menta, cilantro y cebolleta en una línea en el centro del envoltorio de papel de arroz, y empaquétalo bien para que no se derramen los ingredientes. Puede que el primer rollo no te quede muy bien, pero es cuestión de práctica, además que lo importante es el sabor.

Sírvelos con la salsa que más te guste para mojar, ¡y a disfrutar!

Tartar de ternera fácil de hacer en casa

El tartar de ternera se hace con carne picada cruda. Para darle más sabor, se mezcla con alcaparras, salsas, hierbas, verduras en escabeche, etc. Para terminar, la mezcla de ternera picada se moldea en forma redonda, normalmente utilizando cortadores de galletas redondas y se cubre con una yema de huevo cruda. Y ya está listo tu tartar.

Si te preocupa comer carne cruda, tienes que saber que el tartar de ternera es seguro siempre que se prepare adecuadamente y se manipule con seguridad. Siempre existe el riesgo de contraer enfermedades alimentarias al comer carne cruda (o cualquier alimento, en realidad), pero puedes hacer todo lo posible para evitarlas eligiendo siempre carne de vacuno de alta calidad cuando prepares tartar de carne. Además debes mantener la carne refrigerada en todo momento (además de montarla y servirla), y también es recomendable utilizar guantes cuando manipules el filete crudo.

Aun así, los huevos y la carne de vacuno crudos no son recomendables para los bebés, los ancianos, las mujeres embarazadas o las personas con el sistema inmunitario debilitado.

Carpaccio clásico de ternera

Utilizando el filete de ternera más fresco y de alta calidad y un chorrito de aceite de trufa, este plato es un aperitivo gourmet, que no decepcionará a nadie en una calurosa noche de verano.

Para empezar, lo mejor es meter la carne de vacuno en un envoltorio de plástico y congelarla durante 30 minutos al menos, para que así sea más fácil cortarla en rodajas finas. Luego desenvuelve con cuidado la carne y córtala en las rodajas más finas que puedas con un cuchillo bien afilado. Coloca las lonchas de carne entre dos hojas de papel de cocinar y aplánalas con un rodillo, para que queden más tiernas. Coloca 4 ó 5 rodajas de carne por cada plato a la hora de servir y rocía con aceite de oliva. Sazona bien con sal marina y pimienta negra recién molida, y luego esparce frutos secos, como nueces o piñones, cebollino y un poco de queso parmesano rallado.

Dale un toque más refrescante con unas hojas de rúcula o canónigos y trocitos de limón.

 

¿Qué te han parecido estas recetas? Fáciles ¿verdad? Compra cómodamente toda la carne que necesitas para estas y otras muchas recetas en nuestra carnicería online, y recibe en casa solo los mejores ingredientes.

Todos los comentarios

    Deja un comentario