Novedades

Información

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

C/ Alcalde Juan Belen Cela, 16, 37700 - Béjar, Salamanca

5 beneficios del pollo para la salud

5 beneficios del pollo para la salud

El pollo es la carne más común de nuestra dieta. De hecho, estamos seguros de que lo comes habitualmente, ¿a qué sí? Pero al comer tanto pollo, ¿has pensado alguna vez en cómo afecta a tu salud? ¿O si puede aportarte algunos beneficios tiene para tu salud?

Enmerjosa te va a explicar todos los beneficios del pollo para tu salud y cómo prepararlo de forma más saludable. Y recuerda, en nuestra web puedes encontrar pollos enteros limpios o troceados en alitas, pechugas y muslos traseros, para todas tus recetas.

Los beneficios para la salud de tener pollo en tu dieta

  1.        El pollo es rico en proteínas

Cuando se trata de alimentos proteicos, el pollo se considera uno de los mejores alimentos proteicos. Y lo es. Se ha comprobado que la pechuga de pollo tiene 14,73 gramos de proteínas por cada 100 gramos, que es el alimento recomendado para la ingesta de proteínas. Ya que la proteína se compone de aminoácidos, que son los responsables de la formación de tus músculos. Ahora puedes entender la importancia del pollo para las personas delgadas.

  1.        Ayuda a relajarte en caso de depresión

“Sentirse bien” es otro nombre para el neuroquímico serotonina que es responsable de mejorar tu estado de ánimo. Comer pollo aumenta la serotonina en tu cerebro, lo que mejora tu estado de ánimo, disminuye el estrés y alivia la depresión. El pollo contiene un aminoácido llamado “triptófano” que influye positivamente en tu sistema nervioso y te ayuda a dormir bien. Así pues, el pollo te aporta dos beneficios: alimento nutritivo y disminución de tu depresión.

  1.        Fortalece los dientes y los huesos

El debilitamiento de los dientes y los huesos es uno de los principales problemas de salud a los que se enfrenta la gente. Pero, no te preocupes, tiene una solución saludable en lugar de tomar medicamentos. El pollo contiene fósforo que fortalece tus dientes y huesos. Por eso es muy bueno que los niños y las mujeres (sobre todo si están embarazadas) que tienen los huesos débiles coman pollo en su día a día.

  1.        Reduce la presión arterial

Una dieta equilibrada y regular de pollo junto con verduras, frutas y otros alimentos bajos en grasa y nutrientes te ayuda a controlar la presión arterial. Como prueba, se han hecho varios estudios que han demostrado que las personas que tenían el problema de la hipertensión, han podido bajar los niveles con una dieta rica en pollo.

  1.        El pollo ayuda a perder peso

El pollo desempeña un papel importante en la pérdida de peso. Controla y pierde tu peso. La razón es la presencia de proteínas ricas. Las personas que comen pollo se sienten saciadas mucho, por lo que comen la cantidad adecuada de la dieta diaria. La riqueza de proteínas y las pocas calorías reducen el apetito y evitan que comas en exceso. Así pues, para estar sano y controlar tu peso, añade pollo a tu dieta.

Formas saludables de preparar el pollo

Con tantas recetas y métodos de cocción disponibles, es difícil saber cuáles son los mejores para ti y tu familia. Aquí tienes dos formas saludables de cocinar una deliciosa comida de pollo sin escatimar en calidad o sabor.

  •          Pollo escalfado

Escalfar los alimentos implica cocinarlos en un líquido a fuego lento. El escalfado es estupendo porque no añade prácticamente nada de grasa a la comida, pero proporciona un sabor y una jugosidad sutiles.

Para escalfar el pollo, añade los ingredientes (el pollo y cualquier otra verdura y los especies aromáticas que te gusten) a una sartén u olla, y añade un líquido de cocción como caldo, vino o leche de coco. No cubras el pollo por completo. Calienta la olla a fuego medio hasta que el líquido esté cociendo a fuego lento pero no hirviendo, y tápalo.

Tendrás que dar la vuelta al pollo a mitad de la cocción. Ten en cuenta que los alimentos se cocinan más rápido en el líquido, así que asegúrate de comprobar la temperatura interna del pollo con un termómetro para saber cuándo está hecho.

Puedes convertir fácilmente el líquido de escalfado en una sabrosa salsa. Sólo tienes que hervir ligeramente el líquido y batir con un espesante, como harina instantánea, harina de patata o maicena, hasta que la salsa esté suave y sin grumos.

  •          Pollo frito: La forma saludable

El pollo frito es una de esas comidas reconfortantes que no podemos dejar de amar, aunque sepamos que no es la más saludable de las opciones. ¡No temas! Hay unas cuantas formas muy sencillas de hacer esta comida más saludable sin comprometer el sabor.

o   Sin piel: quitar la piel antes de cocinar puede reducir considerablemente el contenido de grasa del pollo frito. Si te preocupa perder el sabor o la textura crujiente, sólo tienes que cambiar la mezcla de rebozado tradicional y ni siquiera echarás de menos la grasa. Prueba a añadir algunas hierbas y especias a tu mezcla de harina.

o   Hornéalo: Al hornear el pollo “frito” en el horno se obtiene un pollo sabroso y crujiente sin el aceite añadido. Sólo tienes que colocar los trozos de pollo rebozados en una bandeja de horno engrasada y cocinarlos a 180° hasta que la carne tenga una temperatura interna de 70°, en unos 15-20 minutos.

o   Temperatura constante: Si decides freír el pollo, asegúrate de que el aceite se mantiene a una temperatura constante de 185° Una temperatura constante significa que el pollo no absorbe el aceite, sino que se cocina con él.

Todos los comentarios

    Deja un comentario