5 Formas de escabechar la carne para disfrutarla en verano

5 Formas de escabechar la carne para disfrutarla en verano

El escabeche es una técnica culinaria que consiste en preparar un marinado que ayuda a que el alimento se curta y que tome un sabor aromático. Un método de conservación que se lleva haciendo en España desde hace siglos y que ha dado lugar a maravillosas preparaciones que son hoy parte de nuestro recetario popular.

Pero también funciona muy bien dentro de la alta cocina de vanguardia, pues permite preparar platos saludables, nutritivos y muy frescos, perfectos en épocas como el verano. De esta forma, cada vez es más frecuente que estas recetas de toda la vida pasen de las cocinas de las madres y abuelas a los fogones de los restaurantes más prestigiosos del mundo.

El marinado puede elaborarse con distintos ingredientes, entre los cuales se encuentran normalmente el aceite, el vinagre, la pimienta y el laurel. Aunque también es habitual añadir cebolla, ajos o zanahoria. En cualquier caso, la base suele ser más o menos la misma. A continuación te traemos algunas recetas deliciosas para hacer escabeche en casa y disfrutar de platos frescos y sanos este verano.

Churrasco de cordero en escabeche

Trocea el churrasco y añade una ligera capa de sal, pimienta y harina. Dora la carne en una olla con dos ajos machados y resérvala. Sin tirar el fondo que haya quedado en la cazuela, sofreímos dos zanahorias en rodajas, una cebolla en juliana, dos ajos enteros y tres hojas de laurel. Una vez que todo comience a pocharse, añadimos la carne y un vaso de vino blanco. Esperamos a que reduzca y el alcohol se haya evaporado y cubrimos con agua y medio vasito de vinagre. Deja que todo se cueza a fuego lento durante unos 30 minutos y deja que se enfríe al menos 24 horas en la nevera antes de servirlo.

Lomo de cerdo en escabeche

Aunque puede prepararse con otros cortes de carne, lo más recomendable es hacerlo con cinta de lomo cortada en filetes gorditos. Lo primero que se hace es marcar la carne por ambas caras en la sartén. Por otro lado, vamos majando los dientes de ajo pelados mezclados con una pizca de sal. Con esta mezcla rebozaremos la carne. Dejaremos reposar al menos ocho horas en el interior del frigorífico. Lo ideal es hacerlo por la noche para que al otro día esté listo para cocinar.

Transcurrido este tiempo, cubriremos la carne totalmente con aceite, dos hojas de laurel y medio vaso de vinagre, y la cocinaremos en una olla a fuego muy lento. Después de hacer este especie de confitado, la dejaremos reposar y la guardaremos en la nevara al menos 24 horas antes de servir a la mesa.

Conejo en escabeche con ensalada de borrajas

Troceamos el conejo en piezas medianas, las doramos a fuego fuerte y las apartamos. En esa sartén, rehogamos una cebolla picada, un pimiento en rodajas y cuatro dientes de ajo. Aderezamos el sofrito con romero, tomillo, sal, pimienta y laurel. Después, dejamos reducir una cucharadita sopera de vinagre y un vaso de vino blanco. Lo cubrimos con agua y lo cocinamos a fuego suave durante 30 minutos aproximadamente. Luego se deja reposar y se guarda en el frigorífico. Como guarnición, podemos preparar una deliciosa ensalada de borrajas hirviendo las hojas con un poco de sal y un chorreón de aceite.

Secreto ibérico escabechado

Corta el secreto en tacos y dora los trozos en una sartén con aceite, dos hojas de laurel, un vaso de cerveza, sal, pimienta y un buen chorreón de vinagre. Mientras, en otra sartén iremos pochando la cebolla picada a fuego lento. Cuando esté transparente, la añadimos a la carne, que habrá estado 30 minutos cocinándose a fuego alto. Una vez que todos los sabores se hayan integrado, aparta y deja enfriar en la nevera 24 horas.

Redondo de ternera en escabeche

Este plato puede hacerse con jarrete o con redondo. Lo importante es que la pieza quede jugosa. Ponemos en una cazuela un puerro, tres zanahorias, una cebolla, dos dientes de ajo y una pizca de sal. Deja cocer por completo el redondo y después déjalo enfriar. Una vez frío, lo cortaremos en medallones y lo reservaremos.

Mientras, iremos friendo media cebolla, un pimiento verde y un pimiento rojo en rodajas en abundante aceite. Cuando las hortalizas comiencen a rehogarse, añadiremos una cucharadita de pimentón dulce, una hoja de laurel, medio vaso de vinagre, pimienta, tres clavos y un poco de sal. Cocinaremos cinco minutos y verteremos todo sobre los medallones de carne que habíamos reservado. Cuando se hayan enfriado, podremos servirlo. Pueden consumirse tanto en un plato con guarnición como en un bocadillo.

Todos los comentarios

    Deja un comentario