6 Tipos de adobo para dar más sabor a tus carnes

6 Tipos de adobo para dar más sabor a tus carnes

Desde tiempos remoto, el adobo es una de las técnicas culinarias más utilizadas para conservar y sazonar la carne, proporcionándole otros sabores y texturas. La base de cualquier adobo suele ser el aceite, el vinagre y la sal, pero lo cierto es que hay muchas posibilidades según el tipo de carne. Para ayudarte a elaborar las mejores combinaciones, hemos recopilado diferentes adobos caseros para saber cómo adobar los distintos tipos de carnes en diversas preparaciones, ya sean para hacer a la parrilla, para asar o para hornear.

Adobo para chuletas

Si quieres darle a tus chuletas un sabor más exótico, te encantará este adobo a base de ajo, limón, curry, pimentón, pimienta negra, aceite y sal. Machaca dos dientes de ajo en un mortero y agrega 200 ml de aceite de oliva. Luego echa la mezcla en un cuenco y añade también el zumo de dos limones, el pimentón, el curry, la pimienta y sal al gusto. Echa el adobo sobre las chuletas y deja que todo se impregne durante una hora como mínimo. Transcurrido este tiempo, escúrrelas y cocínalas al horno o a la parrilla.

Adobo para pechugas o lomo

Para las pechugas de pollo, los filetes de pavo y los filetes de lomo de cerdo va muy bien el adobo de finas hierbas. Para unos 8 filetes necesitarás dos dientes de ajo, una cucharadita rasa de eneldo, una cucharadita rasa de tomillo, una cucharadita rasa de perejil, una cucharadita rasa de estragón, dos hojas de laurel, sal y aceite de oliva.

Mezcla todas las especias en un cuenco y cúbrelas con aceite de oliva. Después, añade los dientes de ajo enteros y pelados y las hojas de laurel. Luego mételo en la nevera y espera aproximadamente tres horas. A continuación, coloca los filetes en una bandeja y echa la mezcla de la nevera por encima, removiéndolo todo muy bien para que se impregne por completo. Por último, deja reposar todo unas dos horas en la nevera antes de cocinar.

Adobo para carne roja

Podemos preparar un adobo perfecto para carne roja que vayamos a cocinar al horno o a la parrilla con agua, orégano, cebolla, pimiento rojo, ajo, aceite, vinagre y sal. Lo único que tienes que hacer es picar la mitad de un pimiento rojo y la mitad de una cebolla en pequeños trozos. Añadir después tres dientes de ajo, machacarlo todo y mezclarlo con orégano en abundancia.

Luego debes agregar el aceite, el agua y el vinagre. Por cada dos cucharadas soperas de la mezcla de especias, se vierten tres de aceite, una de vinagre y una y media de agua. Se añade sal al gusto y se echa sobre la carne, dejándola reposar al menos una hora en el frigorífico. Sacamos la carne de la nevera, la escurrimos y la salteamos. Puedes usar la mezcla que sobre para echarla sobre la carne con una brocha a medida que se vaya cocinando.

Puede preparar un adobo más picante con los siguientes ingredientes: una cucharadita de pimentón dulce, una cucharadita de orégano, una cucharadita y media de cayena molida, una cucharadita de pimienta negra, 20 ml. de vinagre, 50 ml. de vino blanco, una cebolla pequeña picada, 2 dientes de ajo picados y sal. Solo tienes que mezclar las especias en un cuenco y agregar el vino blanco, el vinagre, el ajo y la cebolla y sal al gusto. Déjalo todo reposar en el frigorífico al menos 20 minutos y transcurrido ese tiempo, añade la mezcla a la carne y deja que se impregne bien en la nevera unas tres horas aproximadamente.

Adobo para alitas de pollo

Este adobo con un toque oriental dará a tus alitas de pollo un sabor inigualable. Los ingredientes son una cucharadita y media de pimentón dulce, una cucharadita rasa de comino, una cucharadita rasa de curry en polvo, unos 30 ml de vino blanco, aceite de oliva y sal.

Coloca las alitas de pollo en un cuenco, añade el comino, el pimentón y el curry y mézclalo todo bien. Después añade el vino blanco y un chorrito de aceite y déjalas reposar al menos tres horas en el frigorífico.

 

Todas las carnes deben dejarse metidas en el adobo en un recipiente lo suficientemente grande y tapadas con un film de plástico y nunca a temperatura ambiente. Además, debido al tiempo que necesita la carne para que repose y se impregne bien del sabor del resto de los ingredientes, es importante que lo planifiques todo con antelación.

 

Todos los comentarios

    Deja un comentario