Alimentos que nunca debes guardar en tuppers de plástico

Alimentos que nunca debes guardar en tuppers de plástico

El agitado ritmo de vida que llevamos hoy en día hace que muchas veces apenas encontremos tiempo para sentarnos a comer como es debido. El estrés que impera en las grandes ciudades y los horarios impredecibles han hecho que el momento de la comida ya no sea un momento de disfrute y descanso, sino que sea algo express que hacemos por necesidad.

Pero además, muchas veces tampoco se tiene tiempo para hacer de comer cada día, por lo que solemos preparar muchas recetas en un mismo día y guardarla en tuppers para guardar, conservar y transportar los alimentos de un sitio a otro. Tuppers que la mayor parte de las veces son de plástico porque son más baratos que los de cristal y muy fáciles de usar.

La cuestión es que no todos los alimentos pueden almacenarse en recipientes de plástico. De hecho, hay comidas que en lugar de conservarse mejor, se descomponen más rápidamente en contacto con este material, ya que en este tipo de recipientes hay migración de plástico al alimento, lo que puede llegar a resultar muy perjudicial para la salud si abusamos de ello. Muchas personas no lo saben y siguen abusando de los tuppers de plástico. Esto no quiere decir que no puedan usarse, pero sí que hay ciertos alimentos que jamás deberían ser guardados en un recipiente de plástico.

Por eso, los expertos recomiendan usar siempre que sea posible tuppers de cristal, ya que de esta manera hay menos migración de materiales del recipiente a la comida. Y si los compras de plástico, es importante que seas muy selectivo y que tengas en cuenta la calidad del plástico. Aquellos recipientes que son aptos para guardar todo tipo de alimentos tienen grabado en el envase un dibujo con un tenedor.

Sopas y guisos

Las sopas y guisos son dos preparaciones que se comen a altas temperaturas. Pueden almacenarse en un tupper, pero hay que tomar ciertas precauciones. Hay que dejarlas enfriar antes de almacenarse. De esta forma, el contacto con el plástico no producirá vapor, por lo que no se alterará la textura de la comida. Pero si lo hará si guardamos la comida en el tupper cuando todavía está caliente.

Café, té e infusiones

El típico vaso de plástico en el que guardamos el café por las mañanas es mejor llenarlo cuando el líquido no esté demasiado caliente, ya que ocurre lo mismo que con las sopas y los guisos. En cualquier caso, no resulta nada recomendable pues, al tratarse de un producto instantáneo, el polvo en contacto con la temperatura del refrigerador puede generar humedad y producir bacterias.

Huevo crudo y carnes procesadas

El huevo crudo, una tortilla o la mayonesa jamás deben ser almacenados en un tupper se plástico, ya que pueden contaminarse con bacterias como el ecoli o la salmonelosis. La única manera de guardarlos en un recipiente de plástico es que éste contenga hielo o hacerlo en un envase térmico.

Y, en el caso de la carne, es importante que tengas especial cuidado con las carnes que hayan sido previamente procesadas, aunque ya se hayan cocinado. Por ejemplo, la carne en salsa, los filetes rebozados o la carne picada. Al almacenarse en un tupper de plástico, pierde su textura y sus propiedades, y se estropean con más facilidad.

Ensaladas aliñadas

Los brotes y hojas verdes con los que se preparan las ensaladas no son buenas aliadas de los tuppers de plástico, especialmente si están aliñadas. Y es que dentro de este tipo de recipientes pierden lo más importante, que es su textura crujiente. En este caso, los expertos aconsejan condimentar la ensalada justo antes de tomarla o bien transportarla en un tupper de cristal para aislarla del calor extremo.

Leche y derivados lácteos

Ninguna comida líquida debería guardarse en un tupper de plástico, ya que puede generar cambios de temperatura que podrían cortar la leche y provocarnos malestares estomacales.

Quesos, jamón y embutidos

El jamón, el queso y los embutidos suelen ser alimentos que se guardan en recipientes de plástico, pero no es recomendable hacerlo más de tres días, ya que generar una transpiración, del mismo modo que ocurre con las frutas, lo que favorece la aparición de hongos. Si abres el tupper después de más de tres días, verás unas gotitas. Eso es la transpiración.

Todos los comentarios

    Deja un comentario