Cómo dar más sabor a la comida sin usar sal

Cómo dar más sabor a la comida sin usar sal

Según señala el siguiente extracto de la Guía de práctica clínica para el manejo de la hipertensión arterial publicada en 2013 por el Grupo de Trabajo para el manejo de la hipertensión arterial de la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH) y la Sociedad Europea de Cardiología (ESC): "Existe evidencia de la relación causal entre la ingesta de sal y la Presión Arterial; además, el consumo excesivo de sal puede contribuir al desarrollo de Hipertensión Arterial resistente".

La ingesta diaria recomendable es de entre 5 y 6 gramos de sal. De lo contrario, los riesgos de sufrir problemas cardiovasculares aumentan considerablemente. De hecho, en la actualidad, hay muchas personas que padecen patologías crónicas que les obligan a reducir el consumo de sal en sus platos.

Por esta razón, en Enmerjosa hemos querido traer hoy una serie de técnicas de cocina básicas que resultan realmente útiles para dar más sabor a la comida sin usar sal, de modo que tus platos sean mucho más sanas, tanto si tienes problemas de hipertensión como si no. De esta forma, tus comidas no perderán la gracia y al mismo tiempo estarás cuidando tu salud. Trucos que pueden servir también para aquellas personas que, debido a ciertas enfermedades o por la ingesta de determinados medicamentos, pierden en cierta medida la percepción del gusto, haciendo que los alimentos sean menos apetecibles.

Utiliza especias tostadas

Existen multitud de especias que podemos usar en la cocina para potenciar el sabor de la comida sin usar sal y que resultan muy saludables. Eso sí, conseguirás mejores resultados si las tuestas, ya que de esta forma se potencia su sabor y el de los alimentos a los que acompaña.

Usa alimentos ácidos y picantes

El vinagre, el limón y la lima son ingredientes ideales para macerar, aliñar y adobar, siendo una forma muy útil de dar más sabor a los alimentos sin añadir sal. Y lo mismo ocurre con el picante. Eso sí, recuerda que es importante no abusar, ya que corres el riesgo de perder el sabor real de los alimentos y que tu comida solamente sepa a picante.

Un buen sofrito como acompañamiento

El sofrito es el acompañamiento ideal tanto para las verduras como para la carne, el pescado y el arroz. Gracias a él, podemos dar más sabor a la comida sin tener que usar sal, ya que el sabor de tus platos se realzará por sí solo. Ideal sobre todo para platos cuyo sabor suele ser menos intenso.

Usa ajo, puerro y cebolla

Estas verduras proporcionan un sabor único a los alimentos a los que se las añadimos. Y es que son grandes potenciadores de sabor. Pero además, poseen múltiples beneficios para la salud, por lo que podemos incluirlos habitualmente en nuestra dieta.

Verduras a la plancha

Es obvio que las verduras deben ser parte fundamental de nuestra dieta diaria, pero muchas personas las evitan porque consideran que son algo insípidas. Esto es porque no saben prepararlas. Y es que su sabor resulta mucho más intenso cuando las cocinamos a la plancha o a la parrilla. De esta modo, no solamente tendrán una textura más agradable, sino que además, mejoraremos su sabor. Además, para obtener mejores resultados, es recomendable que cortes todas las verduras con el mismo grosor.

Gratinar

Puedes gratinar directamente o preparar alguna salsa para gratinar tanto la carne como el pescado, la verdura o el arroz. Esto te permitirá dar un plus de sabor a tus platos y hacerlos más apetecibles. Eso sí, recuerda que no se puede abusar del queso y de las salsas, ya que suelen contener bastante grasa.

Macerados y adobos

Si tienes tiempo, puedes adobar o macerar los alimentos que vayas a consumir y dejarlos reposar para que se empapen bien. De esta forma, no solamente potenciarás su sabor, sino que también quedarán más tiernos y necesitarás invertir menos tiempo en cocinarlos.

No sumerjas los alimentos en líquidos

A la hora de cocinar los alimentos, si quieres que tengan más sabor, es mejor prepararlos sin sumergirlos en líquido, especialmente si se trata de alimentos que ya de por sí resultan bastante insípidos. De lo contrario, el líquido hará que nutrientes como el sodio y otros minerales, que son precisamente los que les dan sabor, terminen diluyéndose. Para evitarlo, es mejor cocinar al papillote, al vapor o al microondas.

Postres más dulces

En este caso el problema no es de sal, sino de dulce. Pero también podemos aumentar el sabor de este tipo de comidas sin añadir azúcar para que sean más saludables. En lugar de echar azúcar en exceso, puedes usar solamente una cucharilla mezclada con zumo de naranja y verter la mezcla en la fruta o en la tarta. De esta forma, se saborearán más a la hora de comerlos. Pero también puedes utilizar cocciones más largas como asar las frutas o hacer compotas para liberar los azúcares naturales.

Todos los comentarios

    Deja un comentario