Cómo preparar las perfectas albóndigas caseras

Cómo preparar las perfectas albóndigas caseras

¿Se te han antojado unas deliciosas albóndigas como las que preparaba tu madre cuando vivías en su casa? No te preocupes. Aunque tienen sus trucos, preparar unas albóndigas caseras perfectas no es nada complicado. Un plato realmente versátil llevamos disfrutando desde la época de los romanos y que puede prepararse tanto con carne picada de cerdo como de pavo, pollo o ternera. Las variantes son prácticamente infinitas. Incluso hay quienes les ponen un poco de queso en el interior para experimentar una gran explosión de sabor al morderlas.

Pero también hay recetas sencillas que son my fáciles de preparar y que nada tienen que envidiar a las elaboraciones más sofisticadas, como la receta de albóndigas al vino blanco que te traemos a continuación. ¡Seguro que consigues dejar a todo el mundo con ganas de más!

Receta de albóndigas al vino blanco

Ingredientes para 3 personas

  • 1/2 kg de carne de ternera picada
  • 3 Cucharadas de miga de pan
  • 2 Huevos
  • 3 Patatas medianas
  • Vino blanco
  • Pan rallado
  • 1 Cebolla grande
  • Perejil, ajo, aceite y sal

 

Modo de elaboración (40 minutos)

1. Sazona la carne con ajo muy picado, sal y perejil al gusto. Después añade una cucharada de vino blanco y mézclalo todo bien. Pon en remojo el pan para que se vaya reblandeciendo.

2. Deja la carne reposar unos 20 minutos y luego añade la miga de pan escurrida. Bate los huevos y añádelos también a la carne.

3. Calienta el aceite en una sartén y mientras ve dando forma a la carne con las manos. Recuerda que antes de echarlas al fuego, debes rebozarlas en pan rallado. Una vez en el aceite, fríe hasta que se doren y ve colocándolas en una olla cuando estén listas.

4. Pica muy bien la cebolla y sofríela en el mismo aceite en el que has hecho las albóndigas. Machaca un poco de ajo en un mortero junto con una hoja de perejil y añade un buen chorreón de vino blanco. Después añade esta mezcla al sofrito de cebolla y espera a que el alcohol de evapore. Una vez que el caldo haya reducido un poco, añade las albóndigas.

5. Echa agua suficiente en una olla para cubrir la carne y echa sal al gusto. Deja cocer todo a fuego lento durante unos 25 minutos tapando la olla. Recuerda ir removiendo de vez en cuando para que no se peguen al fondo. ¡Ya están listas para disfrutar!

 

Trucos para preparar albóndigas perfectas

Además, de seguir los pasos de la receta, debes saber que utilizar ingredientes de calidad es una de las clave del éxito de este manjar del recetario español tradicional. Pero también es importante tener en cuenta ciertos aspectos.

Carne de calidad

Intenta usar siempre carne grasa, como la del cerdo, o las partes más melosas de la ternera. Si vas a comprarla ya picada, es aconsejable que digas al carnicero que no la triture demasiado para que quede más jugosa. Con picarla una vez es más que suficiente. De lo contrario, quedará más compacta y más tiesa, lo que hará que el plato quede más seco. Tampoco es aconsejable preparar albóndigas con carne que haya estado congelada, ya que pierde gran parte de sus sabor y de sus nutrientes.

Añadir especias

Aunque el perejil suele ser una de las hierbas preferidas para preparar albóndigas caseras, lo cierto es que esta elaboración también admite tomillo, romero, orégano, pimienta y ajo. Todo es cuestión de gustos.

Pan mojado en leche

Es importante que el pan que vayamos a usar para mezclar con la carne sea remojado en leche para que el resultado sea más jugoso y con mejor textura. Pero además, de esta forma se consigue que la bola quede más compacta y que no se deshaga al freírla.

La forma perfecta

Si quieres conseguir la forma más redonda posible, mete la bola en un vaso de cristal y muévelo. También puedes utilizar una huevera espolvoreando harina por los lados previamente. Coloca un trozo de carne en cada hueco y agita. En el caso de que prefieras hacerlo con las manos, recuerda ir humedeciéndolas para que no se queden demasiado pegadas a las manos.

Nuevos sabores

Si eres un gran amante de este plato y ya lo has probado de todas las formas posibles, puedes darles un toque nuevo espolvoreando queso rallado por encima de las labóndigas una vez que estén hechas.

Un toque crujiente

Si quieres darle un toque crujiente a tus albóndigas caseras, puedes añadir a la mezcla frutos secos triturados. De esta forma, conseguirás darle una nueva textura a la elaboración.

Hora de cocinar

Reboza las albóndigas en harina y fríelas rápidamente a fuego medio. De esta manera se harán por dentro y no quedarán demasiado doradas por fuera. Pero también puedes hacerlo más saludable metiéndolas en el horno a baja temperatura durante 20 minutos.

 

Todos los comentarios

    Deja un comentario