Cómo preparar una tabla de embutidos perfecta para Navidad

Cómo preparar una tabla de embutidos perfecta para Navidad

Preparar una tabla de embutidos es una excelente opción para aquellas comidas y cenas de Navidad en las que tenemos muchos invitados en casa y no tenemos tiempo suficiente para preparar los platos principales y los aperitivos. Y es que además de gustar a todo el mundo son fáciles y rápidos de servir y no necesitan preparación preva, salvo cortarlos. Eso sí, si vamos a servir embutidos y siendo una ocasión especial, es importante que evites los típicos envasados al vacío del supermercado y que te decantes por piezas de calidad, ya que el éxito de los aperitivos dependerá de que la materia prima sea buena. Es evidente que un buen embutido no es siempre barato, pero actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de opciones de gran calidad a precios bastante razonables.

Recuerda que para que tu plato triunfe y tu amigo pesado o tu cuñado no te miren con aires de superioridad, debes estar completamente seguro de que el producto que eliges es de calidad, aunque siempre dentro del presupuesto que puedas gastar. Como ya hemos dicho, puedes encontrar embutidos de una calidad excelente por precios asequibles, , como es el caso de los embutidos que ofrecemos en Enmerjosa.

Cómo preparar una tabla de embutidos perfecta para Navidad

Cómo elegir los embutidos

Elegir los embutidos puede resultar complicado, ya que hay mucha variedad. Es cuestión de gustos, pero lo que no puede faltar nunca es el jamón, una parte de embutido blanco como fuet o salchichón, y una parte de embutido rojo, como chorizo. Por supuesto, si pueden ser ibéricos, muchos mejor, ya que el sabor será más rico.

Si no quieres poner solamente embutido, además del pan, puedes servir otros alimentos como acompañamiento que no requieren de mucha preparación, como aceitunas, frutos secos, uvas, higos frescos, miel, dulce de membrillo, tomate, etc.

Cómo servir los embutidos

Te recomendamos servir los embutidos ya cortados para evitar que todo el mundo ande forcejeando por la mesa para cortarlos, corriendo el riesgo de tirar las copas o la decoración de la mesa.Para cortarlo, es fundamental que cuentes con un cuchillo bien afilado y sin sierra. Evita siempre los cortes demasiado gruesos, ya que de esta forma cundirá menos y no se disfrutará igual. Esto no significa que deban ser lonchas casi transparentes, pero sí que sean finitas. Un buen corte harña que estos manjares se deshagan en la boca de tus invitados.

Tipos de emplatado

Lo ideal es que los saques un rato antes de la nevera para que estén a temperatura ambiente y el sabor se disfrute más. Debería estar a una temperatura de entre 22 y 25 ºC cuando vayas a ponerlo en la mesa. Es aconsejable que pongas por un lado los embutidos rojos y por otro los demás, evitando así que la pringue que sueltan manche al resto.

  • Tabla de embutidos homogénea: este tipo de tabla leva un sólo producto, que puede ser jamón ibérico, lomo, salchichón o cualquier otro embutido. Si tienes muchos invitados  a cenar, lo ideal es que prepares varias bandejas iguales, cada una de ellas con un único producto, de manera que ninguno se quede sin probar algo que desee. En Enmerjosa es la forma que más nos gusta, ya que evita que la grasa de cada embutido se mezcle con el resto de embutidos y que sus sabores se contaminen.
  • Tabla de embutidos variada: son tablas compuestas por un poco de cada embutido, por ejemplo unas pocas lonchas de jamón, otras de salchichón y otras de lomo. Aunque puedes comprar bandejas al vacío ya loncheadas, si tienes tiempo para cortar, lo mejor es comprar la pieza entera.
  • Tablas sólo ibéricas: tanto para las tablas homogéneas como para las variadas, si los embutidos son ibéricos, mejor que mejor. En este caso, lo ideal es acompañar el plato con pan crujiente para fijar y prolongar el sabor de los ibéricos en el paladar, creando una sensación exquisita.
  • Tabla de embutidos con foie: uno de los alimentos que mejor combina con el embutido es el foie gras. Prepara algunos panecillos o tostadas con mousse de pato, por ejemplo. De esta forma, jugarás con los saborés y los comensales podrán disfrutar todavía más de los aperitivos.
  • Tabla de embutidos con queso: en lugar de foie gras, puedes incluir queso para acompañar los embutidos. Un tipo de tabla que queda muy dinámica y agradable a la vista y que encantará a todo el mundo.
  • Tabla de embutidos con fruta: se trata de un estilo de tabla menos habitual, pero que puede poner un toque de originalidad a tus comidas y cenas navideñas. Por ejemplo, puedes poner un poco de melón para acompañar el jamón, una combinación que encaja muy bien. Y, para acompañar el resto de embutidos, puedes poner uvas o higos que siempre son un acierto. Eso sí, independientemente del tipo de fruta, ponla siempre en un recipiente aparte para evitar que pringuen el embutido con sus jugos y terminen estropeando su textura.

Todos los comentarios