¿Cómo se debe congelar y descongelar la carne?

¿Cómo se debe congelar y descongelar la carne?

Cuando pensamos en congelar alimentos, lo primero que se nos viene a la mente es congelar la carne, ya que es uno de los alimentos que antes se estropean. Incluso aunque lo guardemos en la nevera. Por eso, para no acudir con tanta frecuencia a la carnicería, son muchas personas las que compran una gran cantidad de ella y la congelan para poder usarla cuando lo necesiten. Pero también puede ocurrir que hayamos comprado mucha carne porque hayamos querido aprovechar una oferta especial por comprar cierta cantidad o porque tenía muy buen precio o porque somos pocos de familia y nos ha sobrado carne después de haber preparado un poco.

La cuestión es que, aunque todos sabemos que la carne se puede congelar, muchas veces nos sabemos cómo hacerlo correctamente para que conserve sus propiedades ni cómo descongelarla posteriormente para que su sabor y su aroma sean los que debe tener. Por eso hoy, en Enmerjosa, queremos darte algunos consejos sobre cómo congelar y descongelar la carne.

¿Cómo congelar la carne correctamente?

  • Siempre que la carne sea fresca y de calidad podemos congelarla sin miedo. De hecho, es mejor congelarla cuando aún está fresca si sabemos que no vamos a usarla de inmediato. Lo que no es recomendable es congelar carne picada a menos que sepamos que está muy fresca.

 

  • No es nada recomendable comprar y dejarla en la nevera varios días y esperar hasta el último momento para congelarla. Y es que, aunque en la etiqueta se establezca una fecha de caducidad concreta, la carne se irá deteriorando poco a poco. Si congelas carne que está a punto de caducar, lo más probable es que termine de estropearse durante el proceso de descongelación. Por eso, si haces la compra de un mes, lo mejor es congelar la carne que no vayas a usar en los días posteriores para que aguante mejor.

 

  • Si se trata de trozos muy grandes, recuerda que deben cortarse en otros más pequeños de unos 200 gramos aproximadamente, que es lo que normalmente se consume en una ración por persona. De lo contrario, la congelación no será uniforme y la pieza tardará mucho más en descongelarse cuando llegue el momento. Además, puede que no se descongele de manera uniforme y que la pieza se estropee. Envuelve bien en film cada una de estas porciones o guárdalas en una bolsa de congelación para que no queden al aire y terminen cogiendo sabor a congelado, lo que, sin duda, terminará por estropear la pieza por muy bien que la cocinemos. Además, de esta forma, nos aseguraremos de que los trozos no se pegan con otros y podremos descongelar siempre la cantidad que necesitemos en cada ocasión.

 

  • Hay que tener en cuenta que las grasas se estropean y se enrancian con mayor rapidez que el resto de la pieza de carne, por lo que es aconsejable quitar la grasa visible de la pieza antes de congelarla.

 

  • Si vas a congelar carne que ya está cocinada, es importante que esperes a que se enfríe antes de meterla en el congelador. De lo contrario, se quedará reseca y puede alterarse al sufrir cambios bruscos de temperatura.

 

  • Nunca se aconseja congelar carne que ya ha estado congelada. De lo contrario, solamente conseguiremos acelerar el proceso de proliferación de las bacterias. Solamente se puede hacer si la hemos descongelado y cocinado, ya que el calor destruye los gérmenes que provoca el deterioro de la carne. De esta forma, no habrá riesgos.

¿Cómo descongelar la carne correctamente?

  • La carne, independientemente de que sea cruda o cocinada, debe descongelarse lentamente y de manera natural. Por eso, lo mejor es pasar la carne del congelador a la nevera. Puedes hacerlo, por ejemplo, antes de irte a dormir para que, al día siguiente, puedas usarla. Es verdad que es la manera más lenta de descongelarla, pero también la que ayuda a que los sabores y la textura se conserven mejor.

 

  • Cuando la carne se descongela, se estropea más rápidamente que la carne que todavía está fresca y no ha sido congelada. Por esta razón, es fundamental que la cocines inmediatamente después de haberla descongelado. Si esperas un par de días, lo más probable es que se haya echado a perder.

 

  • No se recomienda descongelar la carne a temperatura ambiente y menos en verano, cuando hace más calor. Por supuesto, tampoco deberías hacerlo en el microondas o ponerla a cocinar directamente en el horno.

 

  • Cuando vayas a descongelar carne que esté cocinada y congelada con su salsa, puedes usar el programa de descongelación del microondas o ponerla en un cazo a fuego lento para acelerar el proceso y no tener que esperar. No obstante, recuerda que solamente debes hacerlo si vas a consumirla en el momento.

Todos los comentarios

    Deja un comentario