¿Cuáles son las mejores carnes para la anemia?

¿Cuáles son las mejores carnes para la anemia?

La anemia por deficiencia de hierro es un tipo de anemia bastante frecuente. Un trastorno causado por la falta de glóbulos rojos sanos en la sangre. Sin el hierro suficiente, nuestro cuerpo no puede producir la hemoglobina necesaria para transportar el oxígeno a los tejidos del cuerpo, por lo que es normal que las personas que la padecen sufran cansancio y que tengan dificultades para respirar. Además, pueden aparecer dolores de cabeza y de pecho, mostrar la piel pálida, sentir frío en las manos y en los pies, y tener poco apetito. El perfil de mujer joven y delgada con una alimentación escasa en productos cárnicos suele ser el que más padece la anemia ferropénica.

Por lo general, la anemia puede corregirse con suplementos de hierro. Pero algunas veces, es necesario hacer pruebas o aplicar tratamientos adicionales para combatirlas. Y, por supuesto, la alimentación juega un papel clave. De hecho, una de las causas más comunes de la anemia es la falta de hierro en la dieta. Nuestro organismo obtiene el hierro de los alimentos que consumimos y si no los incluimos en nuestra alimentación, podemos sufrir anemia. Algunos ejemplos de alimentos ricos en hierro son carnes, huevos y vegetales de hojas verdes.

Además, durante el embarazo, si no se toman suplementos de hierro, muchas mujeres embarazadas, podrían padecer anemia, ya que sus reservas de hierro tienen que satisfacer la demanda de un mayor volumen de sangre y proporcionar hemoglobina para el feto en desarrollo. En mujeres embarazadas, la anemia puede dar lugar a partos prematuros y a retrasos en el crecimiento y desarrollo, y hacer más vulnerable a la madre y al feto a las infecciones.

Por otro lado, hay que destacar que el hierro también juega un papel esencial en el rendimiento de los deportistas profesionales, ya que está relacionado con la síntesis de hemoglobina y con el transporte de oxígeno. Hay muchos atletas que, debido las altas cargas de entrenamiento, tienen mayores necesidades energéticas y si no se alimentan correctamente, pueden presentan déficit de este mineral.

Numerosas investigaciones han demostrado que los atletas de resistencia son más susceptibles  a desarrollar una deficiencia  y agotamiento de hierro, en comparación con el resto de la población, lo que con el paso del tiempo  puede dar lugar a la aparición de la anemia ferropénica. La fuente ideal de hierro en los atletas debe provenir preferiblemente de una dieta completa y equilibrada, y solamente recurrir a los suplementos de hierro cuando la dieta resulta insuficiente para cubrir las carencias y estos presentan anemia.

Por eso, es fundamental consumir alimentos ricos en hierro con el objetivo de reducir los riesgos de padecer anemia y combatirla. En este sentido, uno de los mejores alimentos para obtener el hierro que nuestro organismo necesita es la carne, sobre todo la carne roja, la de cerdo y la de ave. Y es que, aunque hay otros alimentos que contienen más hierro, el cuerpo absorbe más hierro de la carne que de otras fuentes, un 30%. Por eso, es recomendable consumir carne al menos dos o tres veces por semana, tanto en recetas de carne como en caldos.

La carne de cerdo es un aliado fundamental en nuestra dieta cuando padecemos anemia, ya que es una de las carnes blancas más ricas en hierro y a su vez con menos grasa: solo 3g por cada 100 g de lomo de cerdo. Pero además, hay otras carnes que, gracias a sus amnoácidos, ayudan a aumentar la absorción de hierro "no hemo" de otros alimentos, como las legumbre so los cereales, aumentando de esta forma el valor nutricional de la dieta en su conjunto. Incrementando el consumo de carne de cerdo en nuestra alimentación, podemos despistar a la falta de hierro y evitar la anemia y mantenernos activos y saludables.

Pero no solo la carne de cerdo es una buena fuente de hierro, sino que también es recomendable incluir carne roja y carne blanca en nuestra dieta, ya que nos aportan una gran cantidad de hierro. La carne de ternera, la de pollo y la de pavo contienen hierro en cantidades de aproximadamente 2 mg por cada 100 grs. Y la codorniz y la perdiz bastante más, 7,7 mg cada 100 grs. Pero también podemos incluir las vísceras como el hígado de ternera y la morcilla elaborada a base de sangre, ya que también son excelentes fuentes alimenticias de hierro Hem, de fácil absorción.

Puedes consumir raciones de 100 a 130 g de carne magra 2 o 3 veces a la semana. Los cortes de carne con menos grasa y más ricos en hierro son, por este orden, los muslos de pavo y pollo sin piel, y los solomillos de ternera y cerdo.

Todos los comentarios

    Deja un comentario