¿Cuánto tiempo puede conservarse la carne al vacío?

¿Cuánto tiempo puede conservarse la carne al vacío?

Envasar la carne al vacío es una de las formas más prácticas que existen para conservar las propiedades de la carne en mejores condiciones durante un largo periodo de tiempo. Para ello, se extra el aire del interior de la bolsa de vacío, ya que es esto lo que hace que se oxide. De esta forma, podemos ampliar la fecha de caducidad de un alimento y evitar que se estropee si no vamos a consumirlo en los días posteriores. Lo que no significa que, por ello, el producto vaya a ser eterno. Se pondrá malo pero, eso sí, más tarde que si no lo hubiéramos hecho.

La mayor ventaja de envasar la carne al vacío es que el envasado actúa como barrera frente al oxígeno, que es el principal enemigo de la calidad y de la vida útil de la carne fresca. Al retirar todo el oxígeno del interior de la bolsa, se evita, por tanto, la proliferación de los microorganismos aerobios que causan el deterioro de la carne, por lo que podrás guardarla en la nevera durante varias semanas sin que su calidad de vea perjudicada, protegiéndola de las bacterias tanto durante el almacenamiento como durante el transporte y el manipulado.

Por lo general, aquellos alimentos que se envasan al vacío no deben conservarse más de 15 días en la nevera desde el momento en el que fueron envasados. Además, si queremos que realmente dure, es fundamental que la temperatura del frigorífico sea de entre 0 y 5 grados, lo cual dependerá del tipo de alimento.

  • Si se trata de filetes, la duración será de 20 días en la nevera a una temperatura de entre -1 y 5 grados.

 

  • Si se trata de una pieza de carne entera, como el redondo o la tapilla, la carne puede durar perfectamente envasada al vacío unos 25 días siempre que la temperatura no baje de 5 grados.

 

  • Cualquier producto cárnico que congelemos al vacío puede llegar a durar hasta 180 días, es decir, 6 meses, sin que sus propiedades se vean alteradas.

 

Evidentemente, la duración de un producto envasado al vacío está muy relacionado con el aspecto del envase en ese momento. Por ejemplo, si la bolsa se ha pinchado o posee alguna irregularidad, deberemos sacar el alimento y consumirlo antes de que hayan pasado dos días. Siempre podemos congelarla, pero hay que tener en cuenta que las propiedades organolépticas de la carne podrían verse alteradas en este proceso.

Lo que no se recomienda es envasar la carne con hueso en la bolsa de vacío, ya que es posible que no aguante correctamente el proceso de envasado. Además, las posibilidades de que la bolsa se pinche serán mucho mayores con el paso del tiempo. No obstante, no hay ningún problema, por ejemplo, en envasar la carne ya cocinada. De hecho, de esta forma conservará mejor sus propiedades que si se envasa cruda, ya sea carne picada o en filetes.

En cualquier caso, no podemos establecer a ciencia cierta la duración de un alimento envasado al vacío, ya que hay otros factores que también debemos tener en cuenta a la hora de saber si se encuentra en buenas condiciones para ser consumido sin riesgos para la salud.

Aspecto

Uno de los rasgos más característicos de la carne envasada al vacío es su color. El hecho de que saquemos el aire del interior de la bolsa implica que tampoco hay oxígeno, por lo que en poco tiempo empezará a tomar un color oscuro. No tienes de qué preocuparte. Cuando vayas a consumirla y a sacarla del envase, la dejaremos respirar entre 10 y 15 minutos. Lo normal es que recupere su color como siempre. Si esto no ocurre, es señal de que la carne podría estar en mal estado.

En lo que respecta a la carne congelada al vacío, el proceso de descongelado debe llevarse a cabo de manera progresiva. Lo mejor es pasar la pieza de carne del congelador a la parte baja de la nevera para que se vaya descongelando. No se recomienda usar el microondas, ya que, si no controlamos bien los tiempos, podría cocinarse y arruinar el resultado final.

Propiedades

Seguramente estés preocupado por el sabor que puede tener la carne si la envasas al vacío, pero lo cierto es que el sabor se mantiene inalterable gracias a este tipo de envasado. Pero también seguirá conservando su nivel de terneza. El proceso de maduración que tiene lugar en la carne una vez que está envasada le dará al producto una mayor terneza incluso aunque no haya oxígeno en su interior. Y es que las condiciones de conservación de la carne al vacío son muy buenas. La carne envasada al vacío podrá, por tanto, madurar gracias a las encimas naturales que posee durante el almacenamiento.

 

Todos los comentarios

    Deja un comentario