¿Por qué es tan mala la carne procesada?

¿Por qué es tan mala la carne procesada?

En octubre de 2015 la OMS catalogó la carne procesada como cancerígena, saltando a las portadas de numerosos medios de comunicación. Un aviso al que la industria cárnica encabezada por el Instituto Nortemaericano de la Carne reaccionó con un informe en el que decía que este estudio carecía de sentido y que contradecía numerosos estudios en los que los resultados no han podido relacionar la aparición de la enfermedad con el hecho de consumir carne procesada.

Sin embargo, el estudio de la IARCS (Agencia Internacional para la investigación del Cáncer) es concluyente para la OMS, que ha determinado que las carnes procesadas forman parte del grupo de sustancias más peligrosas para la salud, junto con el alcohol, el tabaco , el plutonio y otro centenar más de productos.

¿Qué es la carne procesada?

Al contrario de lo que muchos creen, la carne procesada no lo es solamente por haber sido manipulada, como ocurre con la carne picada, los pinchitos o las hamburguesas, sino que tiene que ver con el hecho de que esta carne haya sido transformada mediante curados, salazones, ahumados, fermentaciones o procesos cuyo objetivo sea mejorar su sabor y aumentar su tiempo de conservación. Dentro de este grupo se englobarían las salchichas de tipo Frankfurt, la cecina, el embutido, la carne enlatada, la carne curada o deshidratada y los preparados y salsas que hayan sido elaborados con carne como producto principal, como los congelados o los guisos precocinados.

Dentro de estos procedimientos, el ahumado es uno de los más perjudiciales. Un proceso que se consigue a través de la exposición de la carne al humo de la combustión lenta de materiales vegetales, especialmente madera. La cuestión es que los modernos procesos de ahumado no tienen nada que ver con los tradicionales. En las combustiones actuales se utilizan altos niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos, relacionados con los cánceres de colon, pancreas y próstata.

¿Por qué pueden provocar cáncer estos alimentos?

El motivo por el que el consumo excesivo de estos alimentos puede provocar cáncer es por las sustancias que contienen, entre las que se encuentran el hierro hemínico, que puede ocasionar daños en el colon; los hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se crean en determinados procesos de cocción a elevadas temperaturas o en ahumados; y los nitratos, que se utilizan como conservante en la carne para que dure más tiempo.

Las carnes y pescados se curan para conservarlas en perfectas condiciones y que sepan bien. Para ello, se utiliza una combinación de nitratos, sal, nitritos y azúcar. Pero además, en muchos procesos de curación también se incluye el ahumado. Estas sustancias son altamente perjudiciales, ya que, aunque nuestro cuerpo los produce incluso de manera natural, cuando entran en contacto con otros compuestos, pueden ser causa de cáncer con el tiempo.

¿Quiere decir esto que debemos dejar de comer carne?

Aunque es cierto que la carne procesa aumenta el riesgo de contraer cáncer, la OMS afirma que no hay que dejar de comer carne, pero sí que debemos limitar el consumo de este tipo de alimentos y apostar por una dieta más sana, con carnes frescas que no lleven aditivos ni conservantes.

  • Evita los nitritos y nitratos: evita las carnes procesadas siempre que puedas y, cuando tengas que comerlas, elige las variedades no curadas que no contienen nitrito de sodio. Un componente que se encuentra en alimentos como las salchichas, el tocino, el jamón york, las sopas enlatadas y las comidas congeladas. Además, las opciones más saludables son las que incluyen pavo y pollo.

 

  • Limita el consumo de ahumados: también es recomendable limitar el consumo de alimentos ahumados. Por ejemplo, en el caso del pescado, cuando se ha sometido a un proceso de ahumado hace que contenga hidrocarburos aromáticos policíclicos, que ya hemos dicho que son perjudiciales.

 

  • Incluye muchas frutas y verduras en tu dieta: las verduras y frutas contienen antioxidantes y vitaminas C y E que ayudan a inhibir el nitrato de sodio en nitrosaminas. Recientes estudios han demostrado que aquellas personas que comen mucha carne cruda, pero acompañada de una gran cantidad de verduras y frutas no ven aumentado su riesgo de cáncer.

 

Obviamente comer carne tiene sus beneficios para la salud, pero siempre hay que hacerlo de forma moderada y asegurándonos de que estamos comprando carne de calidad. Disfruta de la carne pero con inteligencia. Solamente tienes que aprender a diferenciar la carne procesada de mala calidad. En Enmerjosa manipulamos el producto siempre en la menor medida posible, de manera que la carne sea lo más pura posible y utilizando siempre piezas de primera calidad. Haz tu pedido desde casa y te lo llevaremos a casa en menos de 48 horas.

Todos los comentarios

    Deja un comentario