¿Por qué no es bueno dejar de comer carne?

¿Por qué no es bueno dejar de comer carne?

En la actualidad, cada vez son más las personas las que se preocupan por su consumo de carne porque consideran que es perjudicial para la salud y que trae consecuencias muy negativas. En una época en la que se promueve la importancia de llevar una dieta sana, son muchos los que sugieren que deberíamos dejar de comer carne porque es malo para nuestro organismo. Pero, ¿es correcta esta decisión? ¿Realmente nos veríamos beneficiados si elimináramos la carne de nuestra dieta?

Uun reciente estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Medicina George Washington han revelado que cuando dejamos de comer carne exponemos a nuestro cuerpo a un peligro mucho mayor que al hacerlo. No en vano fue la carne la que nos hizo los seres humanos que somos hoy y la que hizo que nuestro cerebro evolucionara para hacernos más inteligentes hace 2 millones años. La carne que empezó a incluir el homo erectus en su dieta fue al que proporcionó a nuestra masa cerebral las grasas y las proteínas necesarias para hacernos más inteligentes para darnos otras habilidades que nos han hecho llegar hasta la sociedad actual.

Es cierto que podemos proporcionar la proteína necesaria a nuestro cuerpo a través de otros alimentos, pero también lo es que dejar de comer carne no nos garantiza que vayamos a gozar de una salud plena. Hasta la fecha, no existen investigaciones que hayan podido probar que por hacerse vegetariano vayamos a estar exentos de sufrir enfermedades como el cáncer. Y es que en las enfermedades no solamente influye nuestra alimentación, sino que también hay un gran componente genético y factores ambientales.

Lo importante es que la carne que consumamos no haya sido hormonada, especialmente si ya tenemos antecedentes de cáncer en nuestra familia, pero la carne en sí no es mala. Y lo mismo ocurre con aquellas personas que son vegetarianas. Puede que no coman carne pero que el suelo en el que viven esté infectado de algún componente tóxico por la cercanía con zonas industriales que terminen pasando a los alimentos y, por tanto, a su organismo

Razones por las que no debes dejar de comer carne

  • La escasez de algunos componentes útiles que contiene la carne provoca una drástica pérdida de peso. Los expertos aseguran que si una persona deja de comer carne y sus derivados puede perder alrededor de 5 kg en un mes. Lo que no resulta nada saludable.

 

  • Una pérdida de peso tan brusca al dejar de comer carne puede provocar a su vez un gran desequilibrio metabólico y en el funcionamiento de nuestro aparato digestivo, lo que obviamente resulta muy perjudicial. Y es que este cambio en la dieta puede llevar a una transformación irreversible de nuestra flora intestinal, sobre todo si no se consume ningún tipo de carne o derivado. Esto da lugar a problemas digestivos que muchas veces pueden traer consigo úlceras estomacales.

 

  • La persona que deja de comer carne experimentará un déficit de nutrientes importantes. Y es que si solamente se alimentan de alimentos vegetales, no consumirán los minerales y proteínas que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente. Y no sólo eso, sino que además, ante la ausencia de ellos, a nuestro organismo le será cada vez más complicado absorber la vitamina D, el hierro y la vitamina B12 que le proporcionamos. En cambio, la carne, que contiene hierro HEM, es absorbido con mucha más facilidad por nuestro organismo que el hierro de los alimentos vegetales. Además, contiene vitamina B, lo cual es muy importante para las funciones metabólicas de nuestro organismo y para nuestra salud mental, especialmente durante el embarazo. Así como minerales como el magnesio, el selenio y el zinc, básicos para la contracción de los músculos.

 

  • También hay que tener en cuenta que la carne aporta proteínas de alto valor biológico necesarios para la creación de los aminoácidos, muchos de los cuales no son producidos por nuestro cuerpo. Una porción de 40 gramos de carne proporciona alrededor de 8 gramos de proteína de alto valor biológico que no es proporcionada por los alimentos d origen vegetal.

 

  • La carne también cuenta con un alto contenido de calcio, necesario para mantener nuestros huesos en buen estado y para realizar las tareas de contracción muscular y del propio metabolismo. Se estima que una persona adulta necesita unos 1.000 mg diarios de calcio y la carne nos proporciona en torno a un tercio de esta cantidad, en función del tipo de corte.

 

  • La carne contiene carnitina, una sustancia que produce nuestro organismo cuando hacemos ejercicio y participa de manera natural en el metabolismo de las grasas. Por eso, si no hacemos mucho ejercicio, es importante que se la proporcionemos a nuestro cuerpo a través de la alimentación.

Todos los comentarios

    Deja un comentario