Proteína de origen animal y Proteína de origen vegetal: ¿cuál es mejor?

Proteína de origen animal y Proteína de origen vegetal: ¿cuál es mejor?

Comer diariamente suficientes proteínas es importante para tu salud general.

Las proteínas son necesarias para procesos críticos como la función inmunitaria, los procesos celulares, la estructura celular y el crecimiento, entre otros. Por tanto, es esencial consumir suficientes proteínas a diario.

Se pueden obtener las proteínas de distintos alimentos, como las plantas y los animales.

Es un debate que vemos a nuestro alrededor estos días: proteína animal vs. vegetal, ¿qué es mejor? En un mundo en el que aumenta el vegetarianismo, el veganismo y el consumo de carne, la conclusión no parece clara. Sin embargo, una cosa es cierta: una de las principales fuentes de proteína animal es la carne animal, y el consumo de carne animal al ritmo actual es perjudicial para nuestro medio ambiente. Entonces, ¿cuál es la solución?

En lo que respecta a la salud, tanto los animales como las plantas pueden ser fuentes de proteínas de alta calidad, pero no todas las proteínas son iguales. Algunas se consideran más saludables que otras, y algunas son proteínas completas mientras que otras son incompletas.

Hoy en Enmerjosa queremos aclarar, una vez por todas, qué tipo de proteínas es mejor.

¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son uno de los cinco grupos de alimentos que componen una dieta equilibrada, además de los hidratos de carbono, las frutas y verduras, los lácteos y las grasas saludables. Las proteínas son esenciales para que nuestro cuerpo funcione y se mantenga sano. Tienen muchos usos dentro de nuestro cuerpo que lo ayudan a funcionar de forma fluida y eficiente. Aunque las proteínas existen en todas las partes de nuestro cuerpo, desde los músculos hasta el pelo, nuestro cuerpo no las almacena. Esto significa que tenemos que consumirlas en nuestra dieta.

Las proteínas pueden adquirirse de fuentes animales y vegetales. Todas las proteínas están formadas por aminoácidos que se descomponen cuando se comen. Hay veintidós tipos de aminoácidos que se dividen en esenciales y no esenciales, y nuestro cuerpo los necesita todos. Sin embargo, nuestro cuerpo no puede producir los nueve aminoácidos esenciales. En su lugar, éstos provienen de las proteínas que consumimos. 

Las fuentes de proteínas pueden ser completas o incompletas, según los aminoácidos que contengan. Una fuente de proteínas completa contiene los nueve tipos de aminoácidos. Es importante llenar nuestro cuerpo con las proporciones correctas de aminoácidos de las proteínas para que pueda construirse y repararse.

Proteínas vegetales vs. Proteínas animales

Una de las principales diferencias entre las proteínas vegetales y las animales es su contenido en aminoácidos.

En general, las proteínas animales se conocen como proteínas completas, lo que significa que contienen los nueve aminoácidos esenciales.

 

Aunque algunas proteínas vegetales, como la proteína del guisante y la soja, también son fuentes de proteínas completas, muchos otros alimentos vegetales se consideran proteínas incompletas.

Los productos que provienen de los animales proporcionan proteínas completas, como por ejemplo:

  •          El pescado.
  •          Los huevos.
  •          Productos derivados de la leche, como el queso o los yogures.
  •          La carne roja de vaca, cordero, cerdo y ciervo.
  •          Carne de aves de corral, como pollos, pavos y codornices.
  •          Carne de fuentes menos comunes, como jabalíes, liebres y caballos.

La mayoría de las proteínas vegetales son incompletas, lo que significa que les falta al menos uno de los aminoácidos esenciales.

Sin embargo, algunos alimentos de origen vegetal, como la quinoa y el trigo sarraceno, son fuentes completas de proteínas.

Es importante que los vegetarianos y los veganos mezclen sus fuentes de proteínas y se aseguren de obtener todos los aminoácidos esenciales.

Además, ten en cuenta que algunas fuentes de proteína vegetal pueden tardar más en ser digeridas y utilizadas por el organismo.

A continuación te mostramos algunos ejemplos de alimentos vegetales que aportan muchas proteínas:

  •          Granos.
  •          Lentejas.
  •          Frutos secos.
  •          Judías.
  •          Legumbres.
  •          Ciertas frutas, como los aguacates.
  •          Soja.
  •          Cáñamo.
  •          Arroz.
  •          Guisantes.

Impacto medioambiental de las proteínas vegetales y animales

Es un hecho bien conocido que la industria cárnica, al ritmo actual de producción masiva, es uno de los mayores contribuyentes a la crisis climática.

Aproximadamente el 15% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero proceden de la industria cárnica y láctea. Se necesita cuatro veces más agua para producir carne de vacuno que, por ejemplo, lentejas u otras proteínas de origen vegetal. Para contextualizar, cada año se producen 72 millones de toneladas de carne de vacuno. También se necesita la asombrosa cantidad de 75 veces más energía para producir carne que maíz. Además, la carne de vacuno requiere 15.000 litros de agua por kilo de producto final, mientras que las verduras sólo requieren 300 litros por kilo.

Conclusión

Tanto la proteína animal como la vegetal pueden ser buenas para ti, y ambas tienen sus propios pros y contras. No se puede negar que el impacto medioambiental del consumo de proteína vegetal es menor que el del consumo de proteína animal. Lo cual, dada la emergencia climática en la que nos encontramos, es razón suficiente para aumentar nuestro consumo de proteína vegetal frente al de proteína animal.

En cuanto a cuál es más saludable, mientras se consuma una variedad de proteína vegetal, el cuerpo humano recibirá los nueve aminoácidos esenciales, igual que si consumiera proteína animal.

Pero hay que saber que ciertas fuentes de proteína animal también se asocian con un efecto positivo para la salud. Por ejemplo, comer pescado con regularidad se ha relacionado con muchos beneficios para la salud, como la reducción de las tasas de deterioro cognitivo y de las enfermedades cardíacas.

Comer proteínas animales también se ha relacionado con un aumento de la masa muscular magra y una reducción de la pérdida de músculo que se produce con la edad.

Por lo tanto, lo ideal siempre va a ser mantener una dieta equilibrada, en la que se consuman todo tipo de proteínas y nutrientes.  

Todos los comentarios

    Deja un comentario