¿Se pueden hacer barbacoas en la playa?

¿Se pueden hacer barbacoas en la playa?

Con la llegada del buen tiempo, a todos nos apetece pasar tiempo en la playa y disfrutar de la compañía de nuestros familiares y amigos. No cabe duda de que en España somos muy de poner cualquier excusa para organizar una comida con los nuestros y en verano donde más pega es en la playa. Por eso, son muchos los que se preguntan si se pueden hacer barbacoas en la playa.

Lo cierto es que, aunque se trate de una idea que en nuestra cabeza suene genial, no en todas las regiones de nuestra geografía está permitido hacer barbacoas a orillas del mar. Por esta razón, es muy importante que te informes bien sobre la legislación de tu ciudad antes de hacerlo, ya que este tipo de regulaciones quedan en manos de los propios ayuntamientos. De lo contrario, podrías terminar enfrentándote a una posible multa y sanción. Hoy, en Enmerjosa te explicamos más sobre si es posible hacer barbacoas en la playa.

¿Es posible hacer una barbacoa en la playa?

Generalmente los ayuntamientos de los diferentes municipios de España tienen prohibido hacer barbacoas en la playa y esto incluye encender todo tipo de fuegos. En nuestro país las playas quedan reguladas por la Ley de Costas y por el Real Decreto que aprueba esta normativa con el fin de mantener protegidas estas zonas naturales. No obstante, en la práctica, son las ordenanzas municipales las que se ocupan de regular este tipo de actividades y quienes deben asegurarse de que la legislación se cumpla, así como de sancionar a todos aquellos que hagan caso a la normativa cuando no está permitido.

Eso sí, existen ciertas fechas en el calendario muy ligadas al fuego y a las hogueras y las que sí está permitido, de manera excepcional, hacer barbacoas en la playa. Es el caso, por ejemplo, de la fiesta de San Juan o de las sardinadas en las playas de Orzán y Riazor. Así pues, siempre que se cumplan ciertas medidas de seguridad, muchos ayuntamientos permiten los fuegos en la playa en estas fiestas.

Por otro lado, también existen excepciones en algunos municipios, como es el caso de la capital de Málaga, donde se pueden hacer moragas y barbacoas en la playa siempre que se respete la normativa y que se pida permiso con antelación a través de la página del Ayuntamiento. El solicitante recibirá el permiso o la denegación para hacerlo a través de un SMS en su móvil que deberá guardar para mostrar a la policía en caso de que se acercaran a la playa para preguntarle si cuenta con el permiso. No obstante, tampoco puede hacerse en todas la playas, ya que solamente está permitido en las playas de El Peñón del Cuervo y de Guadalmar.

¿Cómo hacer una perfecta barbacoa en la playa?

En caso de que sea una festividad señalada en la que se permita o de que vivas en Málaga y hayas obtenido el permiso, podrás empezar a hacer los preparativos para tu barbacoa en la playa. Lo primero que debes hacer es averiguar cuántas personas acudirán a la barbacoa para calcular la cantidad de comida que necesitarás. Lo ideal es comprar unos 400 gramos de carne por persona. Por ejemplo, para una barbacoa de 10 personas se necesitarían 4 kg de carne, que pueden repartirse en dos kilos de chuletones y hamburguesas y dos kilos de morcillas, chorizos, pancetas, etc.

Para cocinar la carne, te recomendamos que uses carbón, ya que además de ser más seguro, las brasas aguantan más y mantienen una potencia de calor constante. En cambio, la leña, aunque da muy buen sabor a la carne, es muy traicionera y cuesta más mantener el fuego constante, por lo que corremos el riesgo de que la carne se queme por fuera y quede cruda por dentro. Por supuesto jamás enciendas el fuego con alcohol, tanto por cuestiones de seguridad como porque hará que las brasas duren menos. Recuerda que encender una barbacoa requiere paciencia y que deberás añadir suficiente carbón, ya que una vez que la carne esté puesta no podrás añadir más.

Te recomendamos que saques la carne de la nevera al menos una hora antes para que quede a temperatura ambiente. Puedes aromatizarla con romero o tomillo. Echándolo tanto a la carne como en los laterales de la parrilla si lo que quieres es darle un toque aromático. El mejor momento para echar la carne es cuando las brasas están blancas por arriba y rojas por debajo. Recuerda además que la parrilla debe mantenerse a la suficiente distancia para que la grasa al caer no termine ahumándolo todo y para que la carne no se queme. Deja que se cocine a su tiempo y sin prisas y dale la vuelta en su momento.

Una vez que la barbacoa haya terminado, espera a que las brasas se apaguen y no las tires al mar o las metas en bolsas de plástico. Y, por supuesto, intenta dejar el lugar de la misma o de mejor manera que lo hayas encontrado.

Todos los comentarios

    Deja un comentario