Los riesgos de comer carne cruda

Los riesgos de comer carne cruda

El gusto por la carne cruda se conoce como "omofagia". En sus orígenes, antes del descubrimiento del fuego, el ser humano ingería practicaba la omofagia, ya que los cazadores que conseguían carne de animales para alimentar a la comunidad no podían cocinarla y la ingerían cruda.

En la actualidad, aunque todos conocemos el fuego y tenemos la posibilidad de cocinar la carne, hay personas a las que les gusta consumirla de esta manera, ya sea por costumbre, por hábito o por sabor. Para algunos, la manera más natural y sabrosa de ingerirla.

Sin importar las proteínas que quieras consumir, la carne magra es uno de los alimentos más nutritivos del grupo alimentario al que pertenece. Pero es importante que mantengamos ciertas precauciones a la hora de cocinarla, ya que puede entraña graves riesgos para la salud si no lo hacemos correctamente.

Aunque hay personas que la consumen a medio cocer, no es recomendable comerla completamente cruda. Por ejemplo hay quienes disfrutan comiendo la carne roja cruda por dentro y con una costra café por fuera. Pero lo cierto es que es más seguro ingerirla bien cocida.

¿Por qué es peligroso comer la carne cruda?

Debes saber que las carnes cruda o a medio cocer son la principal fuente de intoxicaciones alimentarias debido a la presencia de bacterias nocivas para nuestro organismo, como la E.Coli, la Salmonella o la Listeria. La intoxicación alimentaria se genera por la combinación entre una cepa de E. Coli y un ácido que absorbe el organismo a través de este alimento.

La carne picada cruda o a medio cocer puede ser tóxica, ya que depende del procedimiento que se emplea para picarla. Según los expertos, “Los agentes patógenos se encuentran en la superficie del tejido muscular, por lo que una vez que comience a moler la carne, estará dispersando los patógenos a través de más carne más allá de la superficie”, señaló Ted Siegel, chef e instructor en elInstituto de Educación Culinaria.

Para evitar intoxicaciones y enfermedades, es recomendable que la carne se cocine a una temperatura superior a los 60 grados centígrados. Podemos usar un termómetro de cocina para comprobar la temperatura y, de esta forma, quedarnos tranquilos de que es perfectamente segura para el consumo humano. En función del tipo de carne, las reglas son más estrictas, se puede disfrutar de un filete ligeramente crudo pero no de carne picada.

Como no hay manera de asegurar que la carne cruda no entraña riesgos, es importante que las eviten los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con sistema inmunológico débil. Además, siempre es recomendable hablar con un especialista en salud.

La bacteria que encontramos con mayor frecuencia en la carne cruda es la E. Coli . También podemos encontrarla dentro de nuestro organismo, pero las bacterias que habitan en nosotros en algunos casos nos ayudan a absorber los nutrientes y en otros suponen un riesgo para nuestra salud, como cuando comemos carne cruda.

Un reciente estudios ha revelado que el consumo de carne cruda hace que el ser humano sea más susceptible de contraer la bacteria E. Coli. Si nos contagiamos de esta enfermedad, podemos padecer también anemia, un descenso de plaquetas y un fallo renal agudo. Pero además, la carne cruda puede hacernos contraer enfermedades como la triquinosis, que es un gusano intestinal cuyas larvas viajar por nuestro organismo y dejarnos quistes en los músculos del cuerpo.

Una de las mejores formas de acabar con los microorganismos peligrosos es cocer o freír la carne de la manera correcta. Siempre al fuego y nunca de manera química. Y es que existen platos que, por ejemplo, se cocinan con limón o vinagre, pero siguen siendo carne cruda.

 

¿Cómo evitar los riesgos de la carne cruda?

  • Cocinar los filetes, asados y chuletas a una temperatura superior a los 60 grados centígrados.
  • Cocinar muy bien la carne de pollo, ya que se trata de una de las carnes más peligrosas cuando se consumen crudas, ya que muchas veces puede estar contamianda con salmonella.
  • La forma más eficaz de evitar los peligros de la carne cruda es lavarnos las manos con agua y jabón antes de manipular los alimentos.
  • Evitar la contaminación cruzada. No utilizar el mismo cuchillo para cortar la carne de pollo, vacuno y verduras u otros alimentos. Y tampoco la misma tabla de picar.

Si tienes en cuenta estos consejos y llevas una dieta sana y equilibrada, podrás evitarte muchos malos ratos y evitar coger alguna enfermedad.

Todos los comentarios

    Deja un comentario