20 Sep

¿Qué carnes se pueden comer durante el embarazo?

Consumir carne durante el embarazo es fundamental para el buen desarrollo del feto, ya que de esta forma le estaremos proporcionando la cantidad necesaria de proteínas y un mínimo aporte de grasas. Además, la carne es rica en hierro y para el buen desarrollo del bebé se requieren alrededor de 27 mg de hierro al día. De esta forma, estaremos favoreciendo la gestión de la hemoglobina y mejorando nuestro sistema inmunológico en general. En este sentido, las mejores carnes son la carne roja y el pavo, ya que ambas son importantes fuentes de hierro. Deben ser incluídas al menos enuna comida cada día. En el caso de la carne roja, por ejemplo, el solomillo de ternera.

Debes saber que la falta de hierro es uno de los problemas nutricionales más frecuentes en la dieta de las mujeres embarazadas. Si las reservas de hierro se encuentran a nu nivel bajo, el cuerpo no podrá generar suficientes glóbulos rojos, lo que puede dar lugar a auna anemia, haciendo que la mujer se sienta débil y fatigada. Por eso, aunque existen suplementos de hierro, es fundamental que incluyas la carne en tu alimentación, ya que es lo que te proporcionará el mayor aporte. Y si decides tomar suplementos, recuerda consumir suficiente fibra y mantenerte hidratadapara evitar problemas de estreñimiento.

Lo que es importante es que las seleccionemos. Durante el embarazo es mejor elegir cortes que sean magros, es decir, que presenten un contenido de grasas muy bajo como la pechuga de pollo sin piel. Pero también influye mucho el método de cocción y los recipientes en los que se conserva la misma.

carne durante el embarazo

Conservación

A la hora de guardar la carne, es importante que los hagas en recipientes de plástico indivuiduales, debidamente etiquetados con la fecha de compra si vas a congelarlo. Y, cuando vas a decongelarla, siempre tienes que hacerlo con el producto tapado, de manera que el proceso se lleve a cabo de una forma más lenta y que la carne no se estropee o llene de impurezas. A ser posible dentro de la nevera. Además, debes asegurarte de que si la carne está cubierta de hielo, éste se derrita justo antes de cocinarla.

Si vas a mantenerla en la nevera sin congelarla, es fundamental que también se encuentre dentro de un recipiente, de manera que la sangre no pueda gotear y manchar otros alimentos.

Manipulación de la carne

Es fundamental que la manipulación de la carne se haga con sumo cuidado, lavándonos muy bien las manos con agua y jabón antes y después. Además, recuerda mantener la carne cruda alejada de otros alimentos como las patatas, las veruduras o el pan, es decir, alimentos que no se cocinan y que podrían contagiarnos este paráisto por el contacto con la carne. Y lo mismo con las carnes que ya estén cocinadas. De esta forma, nos aseguraremos de que estamos consumiendo una comida saludable.

Usa diferentes tablas de cortar si la carne está cruda y cocinada, ya que si la carne cruda contenía algún patógeno, si después de cocinarla vuelves a colocarla en la misma tabla, podría infectarse.

Cocción

Si cuentas con una plancha o grill, elige siempre esta forma para cocinar la carne, ya que necesitarás menos aceite. Además, es muy importante que la cocines bien y que no dejes que se quede excesivamente roja.En el caso de las barbacoas y carnes cocinadas a la brasa es muy importante también que la cocción sea la adecuada. Recuerda que el hecho de que la carne haya quedado negra por fuera no significa que esté completamente cocinada por dentro. Para que se haga bien tanto por dentro como por fuera, el carbón debe estar al rojo vivo, con una capa de ceniza superficial antes de echarla a la parrilla. Especialmente si se trata de cortes muy gruesos. Por eso, es importante que enciendas la parrilla con tiempo suficiente.

Cocinar bien la carne evitará las posibilidades de contraer toxoplasmosis, una infección parasitaria que puede provocar malformaciones en el feto. Es precisamente por este riesgo por lo que los embutidos y los ahumados en salazón deben ser eliminados por completo de la dieta de las embarazadas, ya que no son cocinados, sino curados y podrían tener este parásito.

Incluso cuando se vuelvan a calentar los alimentos que ya han sido cocinados, es muy importante que compruebes que no tienen ninguna mancha rosada  sangre en los puntos más gruesos. Usa siempre un cuchillo antes de empezar a comer para abrir la carne y asegurarte de qye está bien hecha.

Si sigues todas estas indicaciones, podrás comer cualquier carne durante el embarazo. Y siempre, claro está, dentro de una dieta variada y saludable. De lo contrario, podríamos sufrir una intoxicación alimentaria. Durante el embarazo, la muejr está más expuesta a los gérmenes, por lo que no solamente pdoría afectarle a ella y experimentar diarreas y vómitos, sino que también podría causar daños al feto. Por eso, es realmente importante saber elegir qué comer y cómo prepararlo.

 

Cortes de carne

0 Comentarios

articulos relacionados

Añadir Comentario