20 Jun

Todos los secretos de la perfecta hamburguesa casera

Seguro que más de una vez, ante la falta de tiempo has decidido comprar algunas hamburguesas ya preparadas en el supermercado. La mayoría de ellas tienen muy buen aspecto, pero lo cierto es que nunca saben como una deliciosa hamburguesa casera que podemos preparar nosotros mismos con carne de primera calidad. Y, por supuesto, hay que tener en cuenta que, aunque todas, muchas de estas hamburguesas contienen colorantes, conservantes y aditivos que, a la larga, resultan muy perjudiciales para neustro organismo. Esto no significa que no podamos encontrar hamburguesas ya hechas de buena calidad y con buen sabor, pero no es algo que suela ofrecerse en los supermercados y grandes superficies.

Por eso, si no tienes ceraca una buena carnicería donde puedas comprarlas, siempre puedes pedirlas a través de Enmerjosa o prepararlas tú mismo. Si te decantas por la segunda opción, hoy te traemos algunos consejos para que puedas preparar la perfecta hamburguesa casera y disfrutar de una auténtica explosión de sabor que nada tiene que ver con las hamburguesas envasadas del supermercado. Estamos seguros que después de probarlas, no querrás volver a comprarlas preparadas.

perfecta hamburguesa casera

¿Cuál es el mejor tipo de carne para preparar una hamburguesa casera?

En nuestra opinión, la mejor carne para preparar una hamburguesa casera es la de ternera, especialmente la de aguja o de añojo. Sobre todo porque este tipo de carne presenta una excelente relación calidad-precio, lo que hace que podamos disfrutar de un sabor delicioso por un precio muy económico. No obstante, como aconseja el chef Gordon Ramsay, para que una hamburguesa sea perfecta debe incluir un 80% de carne magra y un 20% de grasa, algo que nunca se cumple en las bandejas de carne picada que se venden ya envasadas en las neveras del supermercado. Lo ideal es comprar un 80% de carne de aguja de ternera y un 20% de panceta fresca o, si es posible, de papada de cerdo. No obstante, si no tenemos picadora en casa y vamos a preparar medio kilo de hamburguesas, siempre podemos comprar 400 gramos de carne picada de ternera y 100 gramos de carne picada de cerdo.

¿Qué especias deben utilizarse para sazonar la carne?

Hay que tener en cuenta que una hamburguesa es una porción de carne picada especiada y no una albóndiga de carne a la que damos forma plana. Con lo cual, añadir harina, pan rallado o huevo a la masa de las hamburguesas es un completo error. La idea es preparar una hamburguesa deliciosa y jugosa y no nuna tortilla. Y, por su puesto, no basta con echar las especias solamente por fuera. Debemos añadirlas y amasar la carne para que todo se mezcle bien. Las combinaciones para sazonarla son casi infinitas, pero a nosotros nos encantan con un poco de aceite de oliva, pimienta, perejil, sal, orégano y salsa de soja. Pero si lo deseas, también puedes añadir cebolla caramelizada, queso rallado, ajo y trocitos de bacon, jamón serrano o chorizo para darle un toque distinto.

¿Cómo conseguir la forma de las hamburguesas?

Si vas a preparar una única hamburguesa, solamente tienes que hacer una bola y aplastarla un poco con ayuda de un plato. Pero si vas a preparar varias, seguramente querrás que el tamaño sea parecido y que no salgan unas excesivamente grandes y otras muy pequeñas. En las tiendas especializadas de artículos de cocina y en Internet puedes comprar un molde de hamburguesas, pero también puedes usar un vaso o recipiente redondo como molde. Lo único que debes tener en cuenta es que el tamaño encaje bien con el del pan con el que vas a acompañarlas. Procura que queden un poquito más grandes, ya que la carne de tenerra pierde agua al cocinarla y encoge.

¿Cómo cocinar la hamburguesa?

Si has decidido hacer la masa y congelarlas para cocinarlas posteriormente, es importante que antes de echarlas a la sastén estén completamente descongeladas y hacerlo siempre dentro del frigorífico para evitar que se contamine. Además, nunca viene mal añadir un poco de sal, ya que parte de ella se pierde durante el proceso de congelado. Pon un chorreón de aceite en la sartén o hazlo directamente sobre la hamburguesa dando algunas pinceladas y échala cuando esté muy caliente. Aunque el tiempo dependerá de las preferencias de cada uno y del grosor de la hamburguesa, lo normal es que con 3 minutos por cada lado estén listas para comer.

Si tienes que hacer varias hamburguesas, es probable que las primeras se vayan enfriando, por lo que, aunque no es aconsejable hacerlo en el resto de ocasiones, podemos dejarlas un poco menos hechas, montarlas con el pan y meterlas en el microondas por un tiempo inferior a medio minuto. Lo que jamás recomendamos es volver a calentar una hamburguesa que ya se ha quedado fría, ya que no estará tan tierna ni tan sabrosa.

Recetas

0 Comentarios

articulos relacionados

Añadir Comentario