10 Dic

Trucos para que el pavo no quede seco

El pavo es uno de los platos estrella de la cena de Nochebuena y del día de Navidad. La cuestión es que, al tratarse de una carne muy delicada, es fácil que termine quedánsose seco y duro. Seguro que te ha pasado más de una ves, que has elegido una receta con mucho cuidado, has preparado la carne con mucho cariño, la has horneado y, a la hora de probarlo, te has dado cuenta de que se ha quedado como un zapato, no quedadndo más remedio que embadurnarla con salsa para disimularlo un poco.

Afortunadamente, existen formas para preparar y cocinar el pavo y conseguir que quede tierno y jugoso. En Enmerjosa queremos que este año sorprendas a tus familiares y amigos con un plato principal delicioso y, por eso, te traemos algunos trucos para que consigas que tu pavo quede espectacular. En cualquier caso, debes recordar que la carne de pavo no es la más jugosa del mercado, por lo que siempre será más seca que la de cordero, por ejemplo.

pavo jugoso

Elige carne de pava

Aunque no solemos pensar mucho en ello, debes saber que la carne de pava es más jugosa y tierna que la de pavo, con un sabor mucho más dulce que la del macho, que presenta un pecho mucho más grueso y una carne un poco más dura.

Descongela la carne

Si compras el pavo con antelación y decides congelarla, recuerda que para descongelarse necesitará aproximadamente un día entero por cada 2,5 kg. Siempre debes hacerlo dentro de la nevera para que el proceso sea más gradual y mantenga mejor su sabor. En el caso de que olvides decongelarlo, sumégerlo en agua fría durante 30 minutos y repite la operación si es necesario hasta que esté bien para empezar a prepararlo.

Límpialo muy bien

Quita todas las menudencias y el cuello del pavo y limpia muy bien tanto el interior como el exterior de la carne con agua fría. Después sécalo para que no quede agua dentro. Deja que la carne repose durante una hora aproximadamente a temperatura ambiente antes de meterlo en el horno, de manera que se vaya cocinando perfectamente por todas partes.

Cúbrelo con los jugos de la salsa y de la propia carne

Para que la carne quede jugosa y tenga buen sabor, lo ideal es ir cubriéndola con los jugos de la salda y de la propia carne a medida que se va haciendo en el horno. Hazlo cada 30 minutos.

También puedes embarrarla con mantequilla reblandecida antes de meterlo en el horno o con manteca de cerdo o de pato. En ambos casos derrite un poco la mantequilla o lka manteca para que quede blanda pero no líquida. Llena un trapo de cocina limpio con ella y cubre el pavo con el paño durante el horneado. De esta manera, el pavo seguirá manteniendo los jugos en su interior y lograrás que la carne quede más sabrosa.

Piel dorada

La piel del pavo debe quedar dorada. Si esto ocurre y el pavo no ha terminado de hacerse por dentro, es importante que protejas la piel con papel de aluminio o con los propios jugos de la salsa que hayan ido depositándose en la bandeja.

Tiempo de horneado

Precalienta el horno a una temperatura de entre 185 y 195 ºC.Es importante que la temperatura nunca sea más alta, aunque si tienes tiempo sí puede ser más baja, ya que esto favorecerá que la carne se quede tierna y jugosa. De lo contrario, los jugos se evaporarán rápidamente y quedará seca y sin sabor, que es justo lo que queremos evitar.

El tiempo total de horneado debe ser de una media hora por cada kilo de carne o hasta que la temperatura interna del pavo alcance los 75 ºC.

Si no cuentas con un termómetro de cocina en casa, puedes meter un cucchillo en el muslo y hacer un pequeño corte. En el caso de que salgan jugos de color rojo o rosa, quiere decir que todavía debe permanecer más tiempo en el horno. Continúa probando hasta que esté listo.

También puedes meter el cuchillo en la parte más profunda y después ponértelo en los labios. Si la temperatura es tan alta que casi te quemas, quiere decir que ya está listo y que puedes sacarlo del horno.

Una vez que esté terminado, apaga el horno y déjalo reposar media hora más para que los jugos queden impregnados en el interior y no se salgan. Tapa el pavo con papel de aluminio mientras tanto si no lo has hecho antes. De esta forma no se perderán los jugos que suelta la carne y quedarán retenidos en el interior mientras se realiza el proceso de enfriamiento del horno a la mesa.

Si sigues estos trucos, seguro que tu pavo queda delicioso y todos termina preguntándote cómo lo has conseguido.

Recetas

0 Comentarios

articulos relacionados

Añadir Comentario