Venta de Carne Online - Carnicería Online

¿Cómo de saludable es la carne de cerdo?

La carne de cerdo es una de las más populares en España, siendo la segunda más vendida entre las carnes frescas, solamente superada por la carne de pollo. Cada español consume alrededor de 9,6 kilos de cerdo cada año. Pero, ¿qué sabemos sobre este tipo de carne? ¿Realmente engorda tanto como se dice?

Sabemos que las carnes magras y blancas son sanas, por lo que siempre se incluyen dentro de una dieta saludable y mediterránea. En cambio, las carnes ojas no gozan de tan buena reputación debido a los riesgos que, según distintos estudios entrañan para la salud cuando se consumen en exceso. La carne de cerdo se encuadra precisamente dentro de este último grupo. Por esta razón, debe consumirse de forma moderada.

No obstante, debemos hacer hincapié en que, en función del corte de cerdo, la carne será más o menos calórica y más o menos saludable. «El cerdo tiene partes magras como son por ejemplo, el solomillo o el lomo que son partes más saludables porque tienen menos grasas saturadas. Por ello, cuando optemos por tomar cerdo, mejor escoger esas partes magras. Las partes más grasas, mejor tomarlas sólo de vez en cuando», aconseja la dietista y nutricionista, Leticia Garnica, miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA).

Las partes magras del cerdo poseen un contenido de grasas saturadas muy bajo, concretamente de 2,4 gramos por 100 gramos, es decir, menos del 10% de lo que podemos consumir a diario. Además, nos aporta grasas monoinsaturadas, entre ellas ácido oleico.

Pero dependiendo del corte del cerdo que vayamos a comer y de la manera en la que lo preparemos, tendrá una cantidad de calorías determinadas. Por ejemplo, el solomillo o el lomo de cerdo tienen aproximadamente unas 138 calorías por 100 gramos mientras que el tocino cuenta con unas 556 calorías. Con lo cual, hay cortes de cerdo que engordan más que otras carnes, pero también los hay con menos grasa que la ternera.

¿Con qué frecuencia se debe consumir carne de cerdo?

Es recomendable que el consumo de embutidos y carnes rojas se realice de forma moderada y siempre dentro de una alimentación saludable. Así pues, en el caso de la carne de cerdo, el consumo no debe ser regular y no debería consumirse más de una o dos veces por semana y escoger mejor, siempre intentando que sean las partes más magras posible.

Dentro de los patrones de la dieta mediterránea, el consumo de las carnes rojas está indicado para ser moderado y ocasional, sobre todo entre los pacientes que padezcan enfermedades de corazón. Pero además, es muy importante también elegir bien el método de cocinado. Cuanto más sencillos, más saludable. Las técnicas de cocción más recomendables para la carne de cerdo serían guisado, a la plancha y al horno. Evitando en la medida de lo posible los fritos, rebozados y empanados. Por ejemplo, podemos recurrir a los salteados o al papillote, marinadas o hacerlas con hierbas aromáticas.

Beneficios de la carne de cerdo

Por lo general, la carne de cerdo está compuesta fundamentalmente por tejido muscular que contiene sales minerales, agua, vitaminas, hidratos de carbono, proteínas, lípidos y tejido conectivo. No obstante, su composición puede variar en función del sexo, la edad, la raza, la alimentación, el entorno en el que se ha criado el animal, las transformaciones de la carne, etc.

En general, el cerdo es una importante fuente de vitaminas del grupo B, pero además, posee una elevada proporción de vitaminas A y D, que sobre todo se encuentran en las partes más grasas. Las proteínas de esta carne son de alto valor biológico, por lo que nos garantizan la obtención de los aminoácidos esenciales. A lo que hay que añadir su gran contenido de zinc, hierro y potasio.

Además, ayudan al correcto desarrollo de los huesos en la infancia, mejora el funcionamiento del sistema inmune, facilita la digestión, ayuda al adecuado mantenimiento de la salud bucal, es ideal para cubrir las necesidades nutricionales durante la gestación y la lactancia, regula la actividad hormonal, contribuye a mantener la masa musculas y el correcto mantenimiento de los huesos, reduce el cansancio y la fatiga, y proporciona vitalidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre privacidad
Responsable: Enrique Sánchez Castellano, administrador delegado de Enmerjosa S.L. Finalidad: publicar tu comentario. Legitimación: por tu consentimiento expreso. Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, indicados en la información adicional. Más información: en nuestra política de privacidad.

10% Off !!

On all every first order

Join our newsletter

Subscribe to recieve latest update & offer!