Cerrado del día 24 al 29 de junio
Venta de Carne Online - Carnicería Online
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Consejos para ahorrar en los festines de Navidad

Para muchas familias, la Navidad es uno de los pocos momentos del año en que todos los seres queridos se reúnen en torno a la mesa. Pero aunque es estupendo reunir a todos, por supuesto, los que organizan una gran reunión navideña pueden estar un poco preocupados por el coste de tener tantas bocas que alimentar. Lo que necesitas son algunos consejos de expertos para ahorrar dinero en la comida o cena de Navidad.

A falta de unas pocas semanas para comenzar la época de fiestas, no es demasiado tarde para empezar a planificar y pensar con antelación en formas de ayudar a reducir el coste del banquete festivo, en lugar de comprar con pánico en el último momento y arruinar el presupuesto.

Alrededor de una cuarta parte del gasto navideño de los hogares se destinará a la comida y la bebida y, además, este año contamos con un inconveniente añadido, la inflación. Por eso, Enmerjosa te trae unos consejos con los que ahorrar en la cesta de la compra para esta Navidad.

CONSEJOS PARA AHORRAR

  1. Aprovecha las ofertas y las pegatinas de descuento

Mientras tengas tiempo, date una vuelta por los supermercados para comprar artículos rebajados. Si te fijas bien muchos artículos suelen tener grandes etiquetas de colores brillantes con un porcentaje, que luego se descontará del precio total en caja.

Aunque este tipo de descuentos y ofertas se deben a que la caducidad del producto está próxima, puedes aprovecharlos metiéndolos en el congelador durante unas semanas para que estén disponibles cuando los necesites. Eso sí, nunca congeles productos ya caducados.

  • Planifica la compra de la carne de Navidad con antelación

En vísperas de la Navidad, mucha gente comprará cordero, pollo, ternera y embutidos, lo que puede hacer que algunos compradores tengan dificultades para conseguir el ave o la carne que desean, y se encuentren limitados a las existencias que quedan. Además, según se acercan las fechas clave, los precios comienzan a subir, por lo que empezar a hacer tus compras ahora puede ahorrarte un buen dinero.

Pero si piensas congelar la carne, puedes comprarla con más antelación y tener la posibilidad de elegir lo que está disponible, y comprar las cantidades que necesitas. Sólo tienes que asegurarte de que tienes espacio en tu congelador para almacenarla.

  • Considera alternativas al cordero

Aunque mucha gente tiene en mente un plato de cordero lechal asado al horno tradicional cuando se imagina su Navidad perfecta, pero si no crees que vayas a comértelo todo, entonces una opción alternativa, como un cordero más económico, por una receta de pollo entero o un redondo de ternera, podría resultar más económica (¡y más fácil de cocinar!).

Puedes incluso ser más original y servir platos originales como unas salchichas frescas al vino o un costillar de cerdo adobado. Si no eres un cocinillas, pero te gustaría quedar bien con tus invitados, tienes la opción de adquirir platos elaborados como el lomo de cerdo relleno ya guisado o el pollo a la cerveza de Enmerjosa.

  • Ahorra en gasolina haciendo la compra online

Desde la Pandemia, muchos son los usuarios que se han acostumbrado a realizar sus compras por Internet. Además de resultar muy cómodo, puede ahorrar un buen dinero en desplazamientos con el coche entre los distintos supermercados.

Ten presente que cualquier supermercado online puede proporcionarte prácticamente de todo de buena calidad, pero para el plato principal no corras riesgos. Compra la carne para la cena de Nochebuena o de la comida de Navidad en tiendas online de confianza, como Enmerjosa.

  • Ensúciate las manos

En lugar de comprar verduras precortadas y paquetes de verduras para microondas, ponte manos a la obra: pela y corta tus propias patatas, corta tus propias verduras y utiliza sólo lo que necesites. Si tienes a toda la familia, habrá más gente disponible para ayudar.

Trata de evitar comprar los entrantes ya hechos, compra los ingredientes y dedica un poco de tiempo a prepararlos desde cero, te saldrán más baratos y deliciosos. Eso sí, te aconsejamos evitar preparar muchos entrantes, que además de quitar el apetito te roban mucho tiempo.

  • Utiliza sólo lo que necesites

Es muy fácil pasarse de la raya y cocinar lo suficiente para alimentar a un pequeño ejército en Navidad, pero al hacerlo es probable que se desperdicie mucha comida. Si la gente sigue teniendo hambre después, es probable que haya muchos otros aperitivos y comida en la cocina que puedan comer.

En cualquier caso, siempre puedes congelar la carne que te sobre. Guarda con seguridad la carne cocinada de la misma manera que guardarías la carne cruda. Por ejemplo, puedes guardar con seguridad un pollo entero ya cocinado en el congelador para descongelarlo y recalentarlo más tarde. Asegúrate de congelar la carne cocinada el mismo día que la preparaste. Puedes congelar la carne cocida hasta tres meses antes de descongelarla y comerla.

  • Pide a todos que traigan un plato

Si estas Navidades vas a recibir a mucha gente, no tengas miedo de pedirles que traigan un plato. De este modo, la carga de cocinar (y los costes asociados) no recaen en una sola persona.

Romper con el asado tradicional y tener una variedad de platos puede hacer que sea más fácil de manejar, y hacer una reunión divertida e inclusiva.

Si te resulta violento, siempre puedes pedir que traigan el vino, el cava o los postres. Aunque no supongan el ahorro de una comida entera, te ayudará a no gastar unos cuantos euros.

10% Off !!

On all every first order

Join our newsletter

Subscribe to recieve latest update & offer!