Novedades

Información

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

C/ Alcalde Juan Belen Cela, 16, 37700 - Béjar, Salamanca

¿Cuáles son las mejores carnes para mantenerse saludable y en buena forma?

¿Cuáles son las mejores carnes para mantenerse saludable y en buena forma?

No cabe duda de que las carnes conforman un pilar fundamental de nuestra dieta. Sin embargo, aunque siempre las coloquemos dentro del mismo grupo, lo cierto es que no todas tienen las mismas características ni aportan los mismos nutrientes y vitaminas. El secreto para mantenerse saludable y en buen frma física está en la variedad, ya que los excesos siempre son malos. La tradicional clasificación entre carnes blancas y carnes rojas que siempre ha beneficiado a las primeras, debe ser desterrada para siempre. Y es que, en función del tipo de corte, podemos encontrar, por ejemplo, carne de pollo con menos nutrientes y menos grasas que una carne de ternera o roja.

Así pues, lo primero que debemos tenr en cuenta a la hora de incluir la carne en nuestra dieta si queremos estar sanos es que ni toda la carne blanca es buena ni toda la carne roja es mala, pues dependerá en gran medida de la parte del animal de la que proceda la pieza. Así como de la forma en la que la preparemos y la cocinemos para consumirla. Por ejemplo, si cocinamos una pechuga de porllo y la freímos con la piel, contendrá muchna más grasa que un filete de ternera magro cocinado a la plancha.

¿Cuáles son las mejores carnes para mantenerse saludable y en buena forma?

Por otro lado, debemos tener en cuenta es muy importante tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de elegir la carne que vamos a incluir en nuestra dieta diaria y que tienen que ver con nuestra propia salud y forma física. Y es que, obviamente no será lo mismo si no tenemos ningún problema de salud relacionado con la alimentación como la anemia o el colesterol que si debemos cuidarnos por prescripción médica.

Carnes procesadas

Las carnes procesadas presentan un contenido mucho más alto de grasas saturadas, calorías y sodio. Pero además, es posible que contengan grasas trans y ciertos aditivos de los que no debe abusarse. Esto no significa que no podamos consumirlos, pero sí es importante tener en cuenta que no podemos basar en ellos toda nuestra alimentación cárnica. De esta forma, podremos elegir las mejores carnes para nuestra dieta, con el objetivo de cuidar nuestra salud, prevenir y tratar enfermedades, y sentirnos bien.

Carnes blancas

Las carnes blancas contienen menos purinas por lo que son muy recomendables para aquellas personas que padecen de ácido úrico en sangre y reúnen las condiciones que las hacen más propensas a sufrir gota.

Carnes rojas

Si creías que la carne roja era mala, debes saber quela Dundación Española del Corazón aconseja incluir este tipo de carne en la dieta entre 3 y 4 veces a la semana para prevenir enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular. Eso sí, en raciones de entre 100 y 125 gramos.

Carnes con proteínas

Las proteínas dan mayor sensación de saciedad y hacen que la digestión tarde más en completarse. Por esta razón, son muy recomendables para aquellas personas que están siguiendo dietas de adelgazamiento para perder peso. En este sentido, las carnes que cuentan con un contenido más alto de proteínas son la pechuga de pollo, la pechuga de pavo, el atún y los cortes magros de ternera.

¿Cómo distribuir las carnes dentro de nuestra alimentación semanal?

No es necesario comer carne a diario para mantenerse sano, pero si eres un gran amante de este tipo de elimentos, es importante que relices una buena distribución de las mismas a lo largo de la semana. Lo ideal es combinar la pechuga de pollo con la ternera magra, la pechuga de pavo y la carne magra de cerdo, ya que de esta manera conseguiremos proporcionar a nuestro organismo todos los nurtrientes que necesita para funcionar correctamente sin añadir calorías de más que puedan hacernos engordar, ni sumar grasas malas o sodio en exceso, lo que resulta muy perjudicial para la salud. Pero además, una adecuada distribución nos ayudará a mantenernos en forma y a vernos mejor estéticamente. A continuación te mostramos lo que sería una adecuada distribución de la carne dentro de tu dieta semanal.

  • Lunes: carne magra de ternera.
  • Martes: pescado graso, como jurel, bacalao, sardina, caball, atún o salmón.
  • Miércoles: carne magra de cerdo.
  • Jueves: pechuga de pollo.
  • Viernes: carne magra de ternera.
  • Sábado: pechuga de pavo.
  • Domingo: pescado graso.

 

En definitiva, la clave está en elegir siempre cortes de carne con un bajo contenido de grasa, incluir hasta 3 raciones de carne roja por semana e incluir pescado rico en omega 3 al menos una o dos veces por semana. En cualquier caso, es obvio que no podemos alimentarnos solamente de carne, siendo recomendable realizar guarnicionhes de verduras, arroz y pasta. Evitando en la medida de lo posible los fiambres, la fritura y los embutidos. De esta forma, no solamente estaremos cuidando la cantidad de calorías que ingerimos, sino que además estaremos ayudando a nuestro cuerpo a ganar masa muscular, cuidar nustro corazón, obtener hierro y potasio, y otros nutrientes que son necesarios para llevar unos hábitos de vida saludables.

Todos los comentarios