10 Jul

Receta de chuletillas de cordero lechal al horno: fácil y rápida

El cordero de una de las carnes más apreciada en gastronomías de todas las regiones del planeta. Una carne realmente sabrosa y con mucha personalidad que no deja indiferente a nadie. De hecho, suele decirse que es una carne que gusta mucho o no gusta nada. Siendo las preferidas por muchos las chuletillas de cordero lechal. La cuestión es que muchas personas suelen pedirla siempre que pueden en restaurantes porque la consideran difícil de preparar. Sin embargo, debes saber que cocinarlas es mucho más fácil de lo que imaginas. No hace falta ser un experto en la cocina ni pasar horas praparando salsas para obtener un resulta espectacular. Y es que la carne de cordero es una carne muy agradecida. Tanto que es incluso una de las apuestas más seguras cuando tenemos invitados a cenar.

Hoy, en concreto, te traemos una receta muy básica en la que el sabor del cordero es la auténtica protagonista, sin ningún tipo de artificio que le reste sabor. No obstante, conforme vayas mejorando tu manejo en la cocina, puedes ir incluyendo nuevos matices y sabores a esta preparación, ya que al tratarse de una receta base admite numerosas incorporaciones.

chuletas de cordero

Ingredientes

  • Chuletas de cordero (3 o 4 por comensal)
  • Aceite
  • Sal y pimienta
  • Ajo
  • Patatas (1 por persona si es de ghran tamaño), pimientos y cebollas
  • Especias
  • Romero y tomillo

Modo de preparación

1. Una vez que cuentes con todos los ingredientes necesarios para preparar tus chuletas de cordero al horno, pon el horno a calentar a 200 ºC. Si se te olvida no pasa nada, pero lo ideal es que ya esté caliente cuando vayamos a meter la carne en la bandeja.  De esta forma, si no estás muy habituado a cocinar, te resultará más sencillo medir los tiempos y tendrás que realizar un menor esfuerzo. Mientras el horno se va calentando, podrás ir completando todos los pasos que requiere la preparación de la carne. De lo contrario, te encontrarás con que hay momenos muertos en los que no tienes ninguna tarea que hacer, pero tendrás que estar controlando la temperatura del horno, lo que obviamente supone una gran pérdida de tiempo.

2. Lava las patatas hasta que queden limpias de tierra y pélalas. Si no tienes mucha maña con el cuchillo, te recomendamos usar un pelador. Y es que si no estás acostumbrado, incluso aunque el cuchillo esté bien afilado, te llevará mucho más tiempo. Una vez que hayas retirado la piel, procede a cortarlas en rodajas y déjalas en un bol aparte.

3. Del mimos modo que lo has hecho con las patatas, deberás hacerlo con los pimientos y cebollas.

4. Una vez que tienes las patatas, los pimientos y las cebollas cortadas, ponlas en la bandeja a modo de base. Todo ello servirá como una guarnición para acompañar el cordero en los platos. No obstante, antes de colorcarlo todo, deberás engrasarla con aceite para que los ingredientes no se peguen. También puedes usar mantequilla, pero el dará más sabor, por lo que si quieres que el sabor protagonista sea el del cordero, siempre es mejor usar aceite. No es necesario empapar la bandeja. Basta con algunas gotas esparcidas de forma cuidadosa. Te recomendamos que la primera base sea de patatas y que después coloques la cebolla y los pimientos encima.

5. Una vez colocado todo, salpiméntalo a tu gusto. Ante la duda, es mejor que utilices menos y si después lo pruebas y consideras que le falta sal o pimienta, podrás añadir más. Por el contrario, si te pasas, terminarás arruinando el plato, ya que no hay ningún remedio para solucionarlo. Si lo deseas, puedes añadir otro tipo de especias que te gusten.

6. Ahora pasamos a la carne. Coge las chuletas, lávalas bien y asegúrate de que quedan secas antes de colocarlas en la bandeja. Para ello, puedes ponerlas sobre un papel absorbente. Después échale sal y pimienta.

7. Coloca las chuletillas de cordero sobre la base de patatas, cebollas y pimientos que has preparado y echa un chorreón de aceite encima. Por último, añade el tomillo y el romero. También puedes usar un poco de brandy, coñac o vino para humedecer la carne si lo deseas.

8. Comprueba que el horno se ha calentado correctamente y mete la bandeja. Ciérralo y baja la temperatura a 180 ºC durante 20 minutos. Se trata de un tiempo irientativo, ya que cada horno es distinto. Además, depende mucho del lugar donde colocamos la bandeja y del tipo y tamaño del horno. Por esta razón, es importante que durante estos 20 minutos estés muy pendiente.

9. Una vez que las chuletas de cordero hayan tomado un tono dorado, apaga el horno y abre la puerta, pero no las saques todavía. Deja que reposen un rato mientras el horno va perdiendo calor. Este procedimiento hará que la carne termine de cocinarse y que los sabores de todos los ingredientes terminen de asentarse.

10. Ahora que ya estásn listas, solamente te queda servirlas y disfrutar de ellas. Seguro que tus invitados terminan felicitándote por el plato.

 

Recetas

0 Comentarios

articulos relacionados

Añadir Comentario