Cerrado del día 24 al 29 de junio
Venta de Carne Online - Carnicería Online
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo cocinar pavo como el de Acción de Gracias

Todos hemos visto alguna serie o película americana donde celebran el famoso Día de Acción de Gracias con un banquete excepcional donde, sobre todos los platos, destaca el pavo. En España no celebramos este día y, de hecho, tampoco es muy común cocinar pavos enteros, más allá de las comidas de Navidad o alguna otra ocasión especial.

Pero, ¿por qué el pavo de Acción de Gracias es tan importante? ¿Tiene algún secreto que nosotros no conocemos?

Hoy en Enmerjosa queremos descubrir qué hace especial las recetas de pavo de Acción de Gracias, para así animar a todos a disfrutar de esta carne como nunca antes.

Un breve vistazo al origen del Día de Acción de Gracias

Cada cuarto jueves de noviembre, los estadounidenses se reúnen en torno a mesas cubiertas de pavo, patatas, arándanos, relleno y mucho más. Durante el banquete, es costumbre compartir con los demás por qué se está agradecido.

Los historiadores consideran que el primer Día de Acción de Gracias tuvo lugar en 1621, cuando los peregrinos del Mayflower, que fundaron la colonia de Plymouth en Massachusetts, se sentaron a comer durante tres días con la tribu Wampanoag. Sin embargo, la comida no fue el significativo símbolo de paz que se presentó más tarde, sino que probablemente se trató de una rutinaria celebración inglesa de la cosecha.

Cómo el pavo se convirtió en el protagonista

La celebración de la cosecha de 1621 tenía un menú de carne de venado, maíz, marisco, harina de maíz, judías, frutos secos, calabaza y, cómo no, pavo.

El pavo es uno de los platos de Acción de Gracias que puede remontarse fácilmente al primer Día de Acción de Gracias. El ave nativa, de gran tamaño, era relativamente fácil de capturar, por lo que rápidamente se convirtió en una importante fuente de alimento para los primeros colonos estadounidenses.

Desde el siglo XVII hasta principios del XIX, la presencia de tres o cuatro tipos de carne en los banquetes era importante para subrayar que la comida era un festín. Sin embargo, el pavo ha ocupado durante mucho tiempo el centro del escenario. En la Segunda Guerra Mundial recibió un impulso con una campaña de marketing a gran escala para el ave. Ahora, los estadounidenses comen más de 300 millones de kilos de pavo cada Acción de Gracias.

Cómo cocinar el pavo al estilo del Día de Acción de Gracias

Seguramente existan tantas recetas de pavo como familias estadounidenses que celebren este día. Sin embargo, todos tenemos la imagen en la cabeza del pavo entero que se ve en el cine o la televisión, con la piel crujiente, listo para ser trinchado.

A continuación te presentamos la receta ideal para conseguir un pavo asado fácil.

Consejos útiles

  1. Frota el pavo con mantequilla o aceite y cocínalo en el horno a baja temperatura para que la piel quede crujiente y jugosa.
  2. Pon el pavo en salmuera con sal al menos 24 horas antes para que la carne salga tierna y fácil de cocinar.
  3. Prepara el relleno, si quieres añadirlo, el día anterior para que esté perfectamente sazonado.
  4. Cocina el pavo con el pecho hacia abajo para que el líquido de cocción se distribuya uniformemente y cubra tanto las alas como los muslos, las partes del pavo que se secan más fácilmente.
  5. Después de cocinarlo, deja reposar el pavo durante al menos 30 minutos para que el jugo se reduzca y la grasa sea absorbida por la carne. Además, después de 30 minutos la carne no se desgarrará cuando la cortes.

Ingredientes

  • 1 pavo fresco.
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • 500 ml de caldo (preferiblemente vegetal) o de agua.
  • 1 vaso vino blanco.

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 250° y mientras tanto saca el pavo de la nevera. Sacarlo de la nevera con antelación permite que la carne se ablande y, por tanto, se cocine más rápido y mejor en el horno al no tener que soportar un cambio drástico de temperatura.
  2. Sazona el pavo con sal y pimienta al gusto, y colócalo en una cazuela grande para asar con el caldo o el agua.
  3. Introduce el pavo en el horno con la pechuga hacia abajo y baja la temperatura a 190°. Déjalo en el horno durante al menos 3 horas y media, pero cada 45 minutos saca el pavo del horno y riégalo con su propio líquido de cocción con una cuchara para que no se seque.
  4. En los últimos 40 minutos de cocción puedes volver a pincelar el pollo con mantequilla o aceite para que la piel quede aún más crujiente.
  5. El pavo estará listo cuando la temperatura de la carne sea de unos 80° en el centro (comprueba la temperatura con un termómetro o retirando un poco de piel para ver si la carne está blanca y bien cocinada).
  6. Una vez listo, pasa el pavo a una cazuela limpia y déjalo enfriar a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos para que el líquido de la cocción se absorba y, a la hora de cortarlo, el pavo no se deshaga.
  7. Prepara la salsa haciendo hervir a fuego lento el líquido de cocción del pavo junto con un vaso de vino blanco en la sartén donde se ha cocinado el pavo sin olvidar raspar el fondo de la sartén para dar más sabor a la salsa.
  8. Sirve el pavo con la salsa después de cortarlo en trozos.

Y ¡listo! Ya tienes el pavo listo para una comida en familia o con amigos.

10% Off !!

On all every first order

Join our newsletter

Subscribe to recieve latest update & offer!